La década 'cordopolita': cumplimos diez años y 'se vienen cositas'

10 Aniversario de Cordópolis

Hace diez años teníamos más pelo, menos canas y éramos muy jóvenes. El 16 de septiembre de 2012, a las 21:00 y en una pequeña oficina de la calle Cruz Conde, cuatro periodistas y un diseñador gráfico le dieron a un botón que, modestamente, cambió la historia del periodismo en Córdoba y provincia. Ese día y a esa hora nació Cordópolis. “¿Cordobapolis? ¿Cordópoli? ¿Cordoqué?”, nos preguntaban los primeros lectores, las primeras fuentes, los primeros protagonistas de nuestras entrevistas y reportajes.

Aquel 16 de septiembre de 2012, el alcalde de Córdoba era José Antonio Nieto, que gozaba de una amplísima mayoría absoluta y nos concedió nuestra primera gran entrevista de domingo. Desde entonces, y salvo en los días de elecciones, no ha habido ni un solo domingo en el que hayamos fallado a los lectores. Cada siete días, hemos cumplido y hemos publicado una extensa entrevista, con fotos en blanco y negro (en un guiño a nuestro paso por la prensa en papel). Y lo hemos hecho a pesar de la enorme dificultad que siempre nos ha supuesto. Porque los domingos son para leer. Para descansar, el que pueda, y para leer.

El 16 de septiembre de 2012, el presidente de la Junta de Andalucía era José Antonio Griñán, parlamentario por Córdoba, hoy de actualidad por su condena a prisión por el caso ERE. El presidente del Gobierno Mariano Rajoy. Y el Córdoba Club de Fútbol estaba en Segunda División, no había subido a Primera aún, no había entrado en una enorme crisis, no había sido adquirido por Jesús León al que todavía no habían detenido ni posteriormente un juez de lo Mercantil había traspasado la unidad productiva a un fondo de inversión propiedad de la familia real de Bahréin. No. Todo eso tocaba ir contándolo en nuestra década cordopolita.

En estos diez años ha cambiado todo. También nosotros. Ya no somos cuatro periodistas. Cordópolis tiene ahora una plantilla de nueve trabajadores, además de colaboradores (algunos ya no están entre nosotros, como nuestro añorado colaborador de Semana Santa José Prieto). Nos hemos asociado con elDiario.es, nos hemos abierto a socios, tenemos un canal de Twitch (¿existía esta plataforma en 2012?), fuimos el primer medio cordobés en abrir canal en Instagram, en Telegram y en disponer de una newsletter semanal. Y en esta década cordopolita hemos conseguido algo de lo que nos sentimos muy orgullosos pero sobre todo agradecidos: somos el medio digital más leído de toda la provincia de Córdoba, algo que ha vuelto a confirmar en el mes de agosto tanto GfK como Comscore.

Aquel 16 de septiembre de 2012 cambiaron muchas cosas aunque no lo sabíamos. Hasta aquel día, los cordobeses que querían informarse en tiempo real de las cosas que pasaban a su alrededor tenían que acudir o a las entonces incipientes redes sociales o directamente a los sitios donde ocurrían. Siempre estaba la radio y la tele, con sus emisiones en directo, compañeros con los que tan bien hemos trabajado. Pero existía una enorme demanda de información actualizada en tiempo real. Diez años después, nos llena de orgullo y satisfacción escuchar a nuestros lectores contar que nos buscan para saber qué está pasando en Córdoba. Esa, y no otra, es la misión de un medio de comunicación.

Y el rigor. En estos diez años nos hemos equivocado, sí. Y cuando lo hemos hecho, hemos rectificado y hemos pedido perdón. El que se equivoca, decía un antiguo periodista cordobés, es el que escribe. Nunca ha sido nuestra intención. Si algo ha obsesionado a la redacción de Cordópolis ha sido el rigor, que las informaciones sean ciertas y veraces, que todas las partes hayan sido consultadas, que se haya trabajado con toda la documentación necesaria y que se haya contrastado lo suficiente. Cordópolis es un medio generalista y provincial, un periódico local que se ha convertido incluso en una referencia nacional. No escribimos nada más que para el interés general. Y eso es algo muy difícil, y más en estos tiempos.

No somos ajenos, ni mucho menos, a la crisis de la prensa. No es una crisis local, ni nacional. Es mundial. Hace 20 años, la información escrita era de pago. Internet lo cambió todo. Hoy es de pago lo que no lo era entonces: las series de televisión y el fútbol. Pero el periodismo cuesta dinero. Por eso nos hemos abierto a socios. Y vamos a anunciar, en muy breve plazo de tiempo, un nuevo sistema de aportaciones locales lleno de ventajas para los lectores.

Hay algo que nos ha enseñado la profesión en esta década cordopolita, y es el valor que tiene el periodismo como servicio público. El mejor ejemplo es de hace dos años y medio. En marzo de 2020 esta redacción trabajó como nunca. Ahí fuera había una pandemia de la que se sabía muy poco con una enorme demanda de información ciudadana. Tratamos de estar a la altura con una cobertura en tiempo real que duró meses, con jornadas maratonianas en las que los turnos se iban a la madrugada y comenzaban también cuando aún era de noche. Pero era lo que debíamos y sabíamos hacer, aún cuando empresarialmente todo se vino abajo y llegamos a temer por la viabilidad económica del periódico.

Y es que detrás de Cordópolis no hay nadie más ni nadie menos que periodistas. Todos los ingresos publicitarios, todas las aportaciones de nuestros socios, se destinan exclusivamente a financiar periodismo en Córdoba y desde Córdoba. Y eso es lo que queremos seguir haciendo.

Hoy cumplimos diez años. Mañana tendremos diez años y un día, y ahí seguiremos al pie del cañón. Pero ya anunciamos que se vienen cositas. En muy breve espacio de tiempo habrá novedades. Atentos a sus pantallas.

Hoy es ahora contigo.

Etiquetas
stats