La Confederación alerta de que la sequía podría ir “a peor” si las lluvias no son abundantes

Sequía en el Guadalquivir

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha celebrado su primera Comisión de Desembalse desde que finalizó la campaña de riego el pasado 30 de septiembre. En el transcurso de la convocatoria, el equipo técnico de la Confederación ha hecho balance del año hidrológico, de la campaña de riego 2021-2022 y ha presentado los posibles escenarios y previsiones para el futuro próximo.  

En este sentido, la Confederación ha recordado que “nos encontramos en un inicio de año hidrológico seco, que no varía con respecto al año anterior, incluso se contempla que la situación pueda empeorar si la falta de precipitaciones continua”. A día de hoy, según los datos presentados durante la Comisión, los embalses se encuentran al 18,62% de su capacidad, que suponen un total de 1.493 hectómetros cúbicos. Asimismo, durante la campaña, la cuenca ha recibido un 30% de aportaciones con respecto a la media de otros años, y los recursos embalsados han disminuido en 556 hectómetros con respecto al inicio de la campaña del año anterior en octubre de 2021. Durante el mismo periodo, la precipitación media anual ha sido 429 litros por metro cuadrado, siendo la media de los últimos 25 años de 590. Según ha explicado uno de los miembros de la Comisión, “este es el cuarto año que nos encontramos por debajo de la media de pluviometría, siendo este uno de los periodos más secos de los últimos 25 años”.  

En la provincia de Córdoba, los embalses están ya por debajo del 14% de su capacidad. En total, retienen 463 hectómetros cúbicos de agua. Es la mayor reserva de toda la cuenca del Guadalquivir, a pesar del nivel de los pantanos, por la presencia de dos embalses gigantes: Iznájar y La Breña II.

En Córdoba, el embalse que más preocupa es el de Sierra Boyera, por debajo ya del 6% de su capacidad y donde apenas hay dos hectómetros cúbicos de agua. De ese pantano depende el agua que sale del grifo de todo el norte de la provincia de Córdoba. Vadomojón está al 6,6% y La Breña II por debajo del 10%. Iznájar, por su parte, está al 12,7%. Pero su tamaño es tan grande que retiene 117 hectómetros cúbicos de agua, una cuarta parte de toda la reserva de la provincia.

La capital depende de los embalses del Guadalmellato y de San Rafael de Navallana, que están al 36 y al 28%, respectivamente. En total, entre ambos retienen 97 hectómetros cúbicos, una cantidad que es suficiente para que en la ciudad no haya restricciones pero que hace que sea imposible el regadío en la próxima campaña agrícola.

Lluvia escasa

Según los datos recogidos por la Confederación, los únicos meses con datos pluviométricos superior a la media han sido marzo y abril, aunque, según han informado el Organismo de cuenca, “esto no se ha visto reflejado en los datos recogidos en cuanto a las aportaciones de agua embalsada”, que han sufrido una reducción aún mayor. En este sentido, las previsiones que maneja la Confederación, en cuanto a volúmenes desembalsados para la próxima campaña de riego, pasan por disponer de 800 hectómetros cúbicos, con una probabilidad del 100%, un 75% de tener 900 hectómetros cúbicos, un 50% de tener 1.800  y 25% de tener 2.700. 

Además, durante la convocatoria, la Confederación ha informado a cerca del estudio que se ha llevado a cabo a través de la revisión de batimetrías en un total de 29 embalses, que suponen un 68% de la capacidad de embalse de la cuenca. Esto, ha permitido detectar una pérdida de 81 hm3, siendo 77 de ellos correspondientes al Sistema de Regulación General, mayoritariamente correspondientes al embalse de Iznájar. 

Igualmente, la Comisión de Desembalse ha anunciado que, en colaboración con la Guardia Civil, se han incrementado las labores de control y vigilancia a la misma vez que se han tomado medidas cautelares con el precintado de captaciones irregulares. Por otro lado, en cuanto a los cánones y tarifas, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, ha señalado que, actualmente, se encuentran en trámite el 60% del total de las devoluciones, y se prevé que llegue al 80% antes de que finalice el mes de diciembre, según establece el decreto de sequía.   

Próximamente, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, convocará una nueva Comisión Permanente de Sequía con el objetivo de trabajar en la prórroga del Decreto Ley de Sequía, que finaliza el próximo 31 de diciembre. Posterior a esta reunión, se dará traslado a la Dirección General de Agua para su tramitación. 

Antes de finalizar, el presidente de la Confederación, Joaquín Páez ha apelado “a la colaboración, la implicación y la comprensión de todos los usuarios en esta situación tan complicada, especialmente de los regantes”, y ha asegurado que, desde la Confederación, “vamos a duplicar el esfuerzo de coordinación con todas las comunidades de regantes de todos los sistemas”. 

Etiquetas
stats