Hanukkah en Córdoba, cómo se celebra la fiesta judía que este año coincide con las navidades

Hannukkah en la Casa de Sefarad

La festividad judía denominada Hanukkah se celebra durante ocho días. En este año su calendario lunar ha señalado que se haga del 18 al 26 de diciembre, coincidiendo con las navidades. Córdoba, una ciudad que guarda la energía de distintas culturas, sigue celebrando esta fiesta y la Casa de Sefarad es la encargada de mantener viva esta tradición milenaria.

Sebastián de la Obra, fundador de este museo, historiador y hasta hace un año director de la biblioteca y archivo del parlamento de Andalucía, ha explicado a Cordópolis cómo es esta tradición judía, además de mostrar todo lo que muestra la Casa Sefarad. Desde 2006, el centro posee una agenda llena de conciertos, exposiciones y “se generan continuas actividades culturales”.

Según cuenta uno de los escritos que rodea la casa Sefarad, el “Hanukkah conmemora la victoria de los Macabeos sobre los Seléucidas que habían profanado el templo de Jerusalén, convirtiéndolo en un templo dedicado al dios griego Zeus. Los textos bíblicos cuentan que a la muerte del anciano Matatías su hijo Judas Macabeo encabezó la rebelión consiguiendo expulsar a los sirios. Una vez conquistado Jerusalén, se purificó el templo, llegando el momento de encender la luz eterna. Al observar que entre todas las tinajas de aceite, solo una era ritualmente pura, cayeron en la cuenta de que el aceite de esa tinaja bastaba para un solo día. Sin embargo, la lámpara que se encendió con ese aceite duró ocho días, tiempo suficiente para traer aceite nuevo y celebrar la fiesta de Hanukkah, encendiendo durante ocho días cada uno de los brazos de la lámpara”. “La fiesta es conocida como la fiesta de las Luces”, tal y como cita uno de los carteles informativos de este museo.

El historiador ha explicado que “hay dos formas de contar la tradición de Hanukkah, es una de las festividades de la tradición judía, en el que recuerda que en el templo de Jerusalén había una gran lámpara, la Menorá que cuando entran los judíos ven que solo tienen una luminaria encendidas, no les da tiempo a purificar aceite para tener los otros brazos encendidos, y el milagro como tal es que esa luminaria se mantiene ocho días encendida, tiempo suficiente para purificar aceite y encender el resto. Hoy en día esta tradición es muy popular, entre otras cosas porque como coincide antes, durante o después de las navidades, el mundo cristiano ha convertido las navidades en la gran festividad mundial y la tradición judía le ha dado importancia para que los más pequeños tengan regalos. Todas las lámparas de Hanukkah tienen nueve luminarias, la novena se le llama servidor y es que tu tienes esa luminaria encendida para que cuando empiece la fiesta de Hanukkah de ahí coges la luz para encender las demás”, ha explicado el fundador de la Casa Sefarad.

Como señala Sebastián de la Obra, “la mayoría de la comunidad judía está en Málaga y en Sevilla”. “Esta festividad es doméstica no sinagogal. En todas las casas se encienden las velas, se hacen regalos a los niños y se canta”. Aunque como comenta el fundador de esta casa cultural Sebastián de la Obra “a pesar de que la tradición judía en España es una de las identidades más importantes todo lo que rodea el conocimiento es inexistente”. “Esta casa cumple la función de recordar un poco cual es la memoria judía hispana”.

Durante estos días, desde el patio de la Casa Sefarad se puede ver una gran lámpara “cuando viene público sea judío o no se les invita a acompañarnos a encender la vela, es un simbolismo. Cuando el público es sefardí o judía se canta y cantamos. En mi casa hay muchas lámparas de Hanukkah porque tienen una virtud: permiten tener un elemento decorativo y artesanal”. Ya que como nos ha explicado hay lámparas de todo tipo y de gran valor artesanal. Sebastián de la Obra cierra una entrevista con una frase digna de un historiador: “Conocer la historia es el mejor antídoto para que no se repita”. 

Sefarad es una casa cultural abierta a todo tipo de público y cargada de historia por todos sus rincones. La casa posee distintas estancias ya que “es un centro cultural y museístico, hablamos de la Sinagoga, de la figura de Maimónides, uno de los personajes más desconocidos. Tenemos una sala dedicada a una de las lenguas ya agonizantes que es el ladino, popularmente conocido. Hablamos de las festividades, de cuando empieza el año nuevo en la tradición judía. Además, tenemos una sala magnífica inaugurada recientemente donde hablamos solo de mujeres de la tradición sefardí, desde poetas a escritoras, científicas, médicas, filósofas”. “Mujeres de la literatura, mujeres en las historias que no saben cuál era su apariencia pero que el pintor las ha imaginado, mujeres del siglo XX en fotografías”, ha agregado Sebastián. Pero hay un rincón especialmente dedicado a los amantes de la investigación, que su fundador denomina como el “tesoro”, una enorme biblioteca de libros traídos de todos los lugares del mundo que solo está abierta para investigadores y bajo supervisión.

Etiquetas
stats