El Santander compra el Popular... las naves de Colecor y la ciudad deportiva

Naves construidas en 2005 por Arenal 2000 en la carretera de Palma | MADERO CUBERO

Este miércoles, a las 7:00 de la mañana, el Banco Santander compró por un euro el Popular. Junto a sus activos, sus clientes, sus trabajadores y sus ahorradores, la entidad presidida por Ana Patricia Botín también se ha hecho con dos bienes bien conocidos y bien polémicos para los cordobeses: las naves de Colecor y la ciudad deportiva que viene usando el Córdoba Club de Fútbol. El Popular embargó en su día al empresario que construyó estos bienes, Rafael Gómez Sánchez, adelantándose al Ayuntamiento y a la Abogacía del Estado. E incluso pleiteando con la inmobiliaria Tremón.

A día de hoy, en todas las notas informativas de los Registros de la Propiedad, estos dos bienes son del Banco Popular. O al menos, consta que la entidad financiera trabó embargo sobre ambos bienes como consecuencia de un impago millonario de Rafael Gómez. Este embargo es lo que ha impedido que hasta ahora ninguna administración se haya podido hacer con el suelo. Incluso, el Banco Popular ha permitido al empresario de Cañero usar estas dependencias, como el caso de las naves, donde se mantienen las oficinas de Arenal 2000.

Una docena de hipotecas por valor de más de 25 millones de euros y vinculadas con el Banco Popular pesan sobre las naves de Colecor, según consta en la nota simple del Registro de la Propiedad a la que ha tenido acceso este periódico. Entre las 33 cargas a las que está sujeta la propiedad, además de las hipotecas, destaca una anotación preventiva de embargo que supera los 69 millones de euros del juzgado de Instrucción 3 de Córdoba; otras dos anotaciones de embargo suponen más de dos millones que le reclama el mismo juzgado, por un lado, y alrededor de 170.000 euros que le pide el Ayuntamiento, por otro. Finalmente, destaca la incoación del expediente de disciplina urbanística que le impuso el Ayuntamiento y que derivó en la multa ya referida.

En cuanto a la ciudad deportiva que usa el Córdoba Club de Fútbol, el Banco Popular y "otra entidad financiera", según dijo el presidente del conjunto blanquiverde, son los propietarios. Aunque es algo que no está del todo claro. La inmobiliaria Tremón considera que tanto la ciudad deportiva como los suelos que la rodean son de su propiedad. Tremón compró el suelo a Rafael Gómez (cuando el Banco Popular ya había trabado embargos) pero según denunció el empresario de Cañero nunca le pagó. Por eso, considera que el suelo sigue siendo suyo o, en su defecto, del Banco Popular.

Los problemas financieros del Popular han hecho que el embargo de estos bienes o incluso su regularización se paralice. El Córdoba, por ejemplo, ha intentado comprar la ciudad deportiva, sin éxito. El Ayuntamiento ha intentado llegar a un acuerdo también para regularizar la situación de las naves de Colecor, también sin éxito. Ahora, será el Banco Santander el que tenga que resolver la situación de dos de las propiedades y construcciones más polémicas de la ciudad de Córdoba.

El Banco Santander anunció este miércoles que se da un plazo de 18 meses para deshacerse de la mayor parte del ladrillo del Banco Popular. En total, se calcula que tiene bienes considerados tóxicos (se dieron créditos por un valor muy superior al que ahora tienen en mercado) por un importe de unos 7.000 millones de euros. El Santander va a provisionar ahora esa cantidad para tratar de digerir todo ese ladrillo. Entre ellos están las naves de Colecor y la ciudad deportiva.

Etiquetas
stats