San Francisco, inmatriculada a los 4 meses de obras de la Junta

Panorámica del claustro de San Francisco.
La Diócesis de Córdoba puso a su nombre la iglesia y el claustro en 2008, justo después de una inversión de 587.800 euros a cargo de la Consejería de Cultura

El 13 de diciembre del año 2007, la Junta de Andalucía anunciaba que había concluido las obras de restauración y reforma de la iglesia y claustro de San Francisco, en la calle San Fernando. En total, el gobierno andaluz precisaba que había invertido un total de 587.800 euros en unas obras que reconocía como "muy complejas" por el estado que presentaba el inmueble, muy deteriorado. El 15 de abril de 2008, la Diócesis de Córdoba inscribía la iglesia de San Francisco a su nombre en el Registro de la Propiedad. Y lo hacía acogiéndose a la reforma del artículo 206 de la Ley Hipotecaria, que permite a la iglesia inmatricular bienes, según consta en la nota simple del Registro de la Propiedad a la que ha tenido acceso este periódico.

En total, la Diócesis de Córdoba inmatriculó una parcela de 1.524 metros sobre la que se asienta este antiguo convento franciscano, fundado en el siglo XIII. Al ser franciscano, el templo no se construyó siguiendo la arquitectura que se imponía en la ciudad y que repiten casi todas las iglesias fernandinas de Córdoba levantadas en el siglo XIII. La iglesia de San Francisco, o antiguo convento de San Pedro El Real, se compone de una nave de siete tramos, crucero y cabecera tripartita.

La restauración con dinero público se produjo en dos fases. En la primera, iniciada a principios de los 90, se suspendió en 1997. La segunda fase se desarrolló entre los años 2003 y 2007. Además de la propia restauración de la iglesia, se habilitaron salones y despachos para el uso de la parroquia. La entonces delegada de Cultura, Mercedes Mudarra, aseguraba que la intervención había sido "muy problemática porque se ha tenido que actuar tanto en el interior como en el exterior".

La delegada ya hablaba entonces del Compás de San Francisco, y reclamaba que volviera a tener uso público. No obstante, la Diócesis también inmatriculó en los años 70 los arcos del antiguo claustro de San Francisco. Los que sobreviven son justo los que lindan con el muro de la iglesia, que la Diócesis considera que siguen teniendo uso religioso.

De hecho, el antiguo claustro fue desamortizado por la famosa ley de Mendizábal en el siglo XIX. En 1842, según reconoce en su web la propia Diócesis de Córdoba, el antiguo claustro fue vendido a Bonifacio Gallegos y Campos, por 150.000 reales de vellón, pero de "esta venta se excluía el ala este y sur del claustro ya que formaban parte de la iglesia y capilla de la Vera-Cruz; también quedaba fuera la sacristía y estancias de librería, por estar destinadas a residencia de los capellanes". Esos son los espacios que en octubre de 1974 inmatriculó la Iglesia de Córdoba, según consta en otra nota simple a la que ha tenido acceso este periódico. En total, 34 metros lineales con una profundidad de cuatro metros y medio que hoy son visibles desde la plaza a través de una reja.

Etiquetas
stats