Salud impulsa un servicio de tratamiento antibiótico intravenoso a domicilio

Imagen de la 'I Jornada sobre Antibioterapia Domiciliaria'.

La consejera de Salud de la Junta de Andalucía, Marina Álvarez, destacó este lunes las ventajas que supone el nuevo servicio hospitalario de antibioterapia a domicilio, que se está impulsando en la sanidad pública andaluza para la atención a pacientes que requieren tratamiento intravenoso prolongado.

Así lo resaltó, al inaugurar en Córdoba la 'I Jornada sobre Antibioterapia Domiciliaria', en la que participaron más de un centenar de profesionales y donde se analizaron los avances que conlleva este nuevo servicio, fundamentalmente en lo que se refiere a la reducción de estancias hospitalarias.

Este programa, que cuenta con el aval de las sociedades científicas y se desarrolla en colaboración permanente con los equipos de atención primaria, está implantado actualmente en el área metropolitana de Sevilla y Córdoba capital.

Con él, pacientes que permanecían ingresados una media de 20 días para recibir su tratamiento antibiótico por vía parenteral, a pesar de que se encontraban estables clínicamente, ahora pueden ser dados de alta y recibir dicha terapia en su domicilio, sin necesidad de hospitalización.

Tal y como explicó Álvarez, en torno al 20% de los pacientes con infecciones que requieren tratamiento intravenoso prolongado puede beneficiarse de este programa, con lo que ello implica, en cuanto a "la mejora la calidad de vida de pacientes y sus familias, lo que repercute en sus posibilidades de recuperación, principalmente en personas mayores y en población infantil".

Las Unidades de Enfermedades Infecciosas y Farmacia son las encargadas de desarrollar este programa, gracias al cual más de un centenar de pacientes ha podido recibir el tratamiento indicado por su especialista en su casa en lo que va de año y se han evitado más de 900 estancias hospitalarias. En el caso del Hospital Reina Sofía de Córdoba son 50 pacientes los que se benefician hasta el momento.

Álvarez señaló que "las claves para poder desarrollar este nuevo servicio están garantizadas, pues pivotan en la calidad, el equipo sanitario y la disponibilidad de canales de comunicación para una buena vigilancia y reducir la incertidumbre", gracias a los avances farmacológicos y tecnológicos, que han permitido la puesta en marcha de nuevas formas de trabajo como ésta.

A este respecto y según señaló el responsable de la Unidad de Gestión Clínica de Enfermedades Infecciosas del Hospital Reina Sofía, Julián de la Torre, "el desarrollo de nuevos antimicrobianos que pueden administrarse en una dosis única diaria, los avances en los dispositivos de acceso vascular y de infusión y la mayor aceptación por los pacientes a este tipo de opciones terapéuticas son factores que han hecho posible que este programa pueda implantarse ahora".

Las infecciones más comunes son las osteoarticulares (las artritis sépticas o la osteomielitis), las urinarias o la bacteriemia, entre otras. Además, se han elaborado protocolos de derivación de pacientes intrahospitalarios, encuestas de satisfacción, protocolos de inclusión y evaluación, así como documentos informativos.

Otro aspecto imprescindible para la implantación del programa es la adquisición de nuevo material. En este sentido, los centros hospitalarios con este programa han adquirido equipamiento específico, como bombas de perfusión domiciliaria, antimicrobianos, material para canalización de accesos vasculares, líneas medias y vías periféricas o ecógrafo, entre otros.

Etiquetas
stats