Rodríguez Lainz: “No me hablen de filtraciones”

.
El juez instructor del 'caso Bretón' reconoce el “trabajo y estrés tremendo” que le ha supuesto la investigación

Ha hablado. Raudo, veloz y mucho más relajado con los medios que hace solo unos meses, el juez de instrucción José Luis Rodríguez Láinz ha comentado delante de los periodistas cómo se siente. Jamás lo hizo en el año y tres meses que duró la investigación del crimen más mediático de la historia de Córdoba: el doble asesinato de los hermanos de seis y dos años, Ruth y José.

“Ha sido un trabajo y un estrés tremendo”, ha dicho el titular del juzgado de Instrucción, número 4, de Córdoba. El diario Abc Córdoba avanza esta tarde fragmentos de dicha conversación mantenida con este medio y otros de la ciudad. “¿Puede haber algo más laborioso que este caso?”. Lainz respondía con esa pregunta a las cuestiones de los reporteros, al tiempo que se quejaba del papel de la prensa en todo el proceso de instrucción y el goteo de informaciones sobre la investigación. “No me hablen de filtraciones, no me hablen” ha señalado Rodríguez Lainz que ha recordado el último registro en la finca de Las Quemadillas, durante varios días del verano de 2012.

Una de esas filtraciones le obligaron a levantar el secreto de sumario decretado para uno de los registros. Esto originó “el precinto y la custodia de la parcela a registrar y movilizar a 40 policías a tres turnos, con dinero del contribuyente y retirando patrullas de las calles de Córdoba”. Sobre lo que pasó en agosto, cuando se descubrió el terrible error de identificación que determinó que unos huesos óseos hallados casi unaño antes no eran de origen animal sino que con toda probabilidad pertenecían a los niños desaparecidos, el juez ha dicho que de eso “ya ni hablo”.

Etiquetas
stats