Rococó del XVIII para el Cristo de la Expiración y la Virgen del Silencio

Presentación del diseño del nuevo paso de misterio de la Expiración | TONI BLANCO

Aunque uno de los directores artísticos del proyecto rehúye dicha definición, una obra de arte es lo que tiene entre manos la hermandad de la Expiración. La corporación del Viernes Santo presentó en la tarde noche de este viernes el proyecto del futuro trono del Santísimo Cristo de la Expiración y María Santísima del Silencio, diseñado por una comisión de trabajo dirigida en el plano artístico por Manuel Valera Pérez e hijo. El nuevo paso de misterio de la cofradía radicada en San Pablo va a conjuntar distintas técnicas con dos pilares fundamentales: el estilo rococó del XVIII y la base simbólica (y teológica) del Espíritu Santo. Eso sí, toca esperar más de un lustro, en principio, para ver el sueño hecho realidad: se prevé que la ejecución dure unos seis o siete años.

“Es un proyecto que sin duda alguna es un anhelo histórico de la cofradía”, aseguró de inicio José Luis Cerezo, hermano mayor de la Expiración. “Quiero agradecer el trabajo, sus horas de dibujo y de darle vueltas a la cabeza, de la familia Valera. Confiamos en que sea un proyecto de hermandad”, indicó posteriormente en el acto de presentación del diseño del nuevo paso de misterio de la corporación del Viernes Santo. Sobre éste, Cerezo destacó que “va a salir de manos cordobesas”. Son las de Manuel Valverde, Jesús Zurita y Juan Pérez. A ellos se une además Edwin González, imaginero natural de Bolivia afincado en Córdoba.

Los cuatro artistas son los elegidos para dar forma a un paso que reúne otras tantas disciplinas. “Se pretendía integrar distintas técnicas artísticas, como lo son la talla, la orfebrería, la imaginería y la pintura, porque uno de los pilares fundamentales es el aspecto teológico y simbólico”, explicó en este sentido Manuel Valera Pérez. El orfebre es junto con el otro Manuel Valera, su hijo, el director de la comisión que ha trabajado desde el 25 de julio de 2016 en la elaboración del proyecto. En relación a la diversidad de trabajos, señaló que no van a ser “elementos heterogéneos, sino un conjunto, un todo”. Una obra homogénea bajo el estilo del “rococó del siglo XVIII”, escogido “tanto por la estética de la cofradía como por la cronología del Cristo”.

“Hemos trabajado con estilos del rococó francés y centroeuropeo”, añadió al respecto Manuel Valera Pérez. En este sentido, el hijo del orfebre expuso que “el rocalla (como se conoce también el rococó del XVIII o de Luis XV) es un estilo que puede parecer muy vivo, pero que posee la sobriedad característica de la hermandad”. Además, con esta corriente se hace un pequeño homenaje también a la orfebrería cordobesa de la mencionada centuria, que lo siguiera y fuera referente en España. En lo que va a ser un “toque de distinción”, el nuevo paso para el Santísimo Cristo de la Expiración y María Santísima del Silencio va, por tanto, a mostrar “formas muy sinuosas, ruptura de la simetría perfecta”.

El trono va a contar con unas dimensiones ligeramente superiores a las del actual, de 3,65 metros por 2,35. En el apartado artístico o estético, Manuel Valera Pérez resaltó detalles como “los candelabros arbóreos, que están diseñados sobre dos ménsulas (o pies) pero van enredando brazos y conforman un solo brazo”. También apuntó como detalles importantes “los candelabros de pared o aplique, que parten de la misma talla”, el “ritmo ascendente del paso, representado en sus perfiles” o “la incorporación de la representación de los vientos de la tierra que van en las esquinas”. “Queríamos hacer hincapié en la luz y la claridad del paso por la simbología del Espíritu Santo”, agregó Valera padre.

Porque esta simbología es precisamente el basamento del diseño, que se ideó con un criterio irrenunciable. Éste no es otro que el hecho de que “los protagonistas absolutos tenían que ser los titulares”. El futuro paso de misterio de la Expiración es resultado de un laborioso estudio catequético y teológico, “para forma y contenido”, con el Espíritu Santo como clave. “Se van a representar sus dones y sus bienes, y las imágenes que van en las esquinas son santos que han destacado por su defensa del Espíritu Santo o de los textos sobre éste. Irán seguramente San Pablo, San Agustín, Santo Tomás de Aquino y Santa Teresa de Jesús”, explicó Manuel Valera Pérez.

Etiquetas
stats