Rafael Gómez será arrestado si no paga los 150.000 euros de Malaya

Rafael Gómez, durante el último Pleno del Ayuntamiento de Córdoba. FOTO: MADERO CUBERO
Los jueces de la Audiencia de Málaga consideran demostrado que el concejal cordobés sobornó con 600.000 euros a Roca a cambio de beneficios urbanísticos en el edificio Mare Nostrum de Marbella

Aunque la sentencia es menos dura de lo esperado, el concejal cordobés Rafael Gómez Sánchez deberá tener mucho cuidado en su aplicación. Según consta en el fallo de la sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico, en caso de que el líder de la oposición del Ayuntamiento de Córdoba no haga frente al pago de los 150.000 euros de indemnización a la que ha sido condenado al ser considerado culpable de un delito de cohecho activo (soborno) será arrestado. En concreto, el fallo habla de "un arresto personal sustitutorio de un mes" en el caso de que no abone tal cantidad. Eso sí, tendría que hacer cuando la sentencia sea firme, ya que está previsto que la recurra ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Gómez sería arrestado, ya que los seis meses de prisión a los que ha sido condenado se considerarían ya como antecedentes penales, siempre que la sentencia goce de firmeza.

Los jueces que han juzgado el caso Malaya durante estos últimos años consideran probado que Rafael Gómez entregó 600.000 euros al ex asesor urbanístico y principal cerebro de la trama, Juan Antonio Roca. Según la sentencia, estaría probado que Gómez entregó este dinero (en dos veces, cada una de ellas de 300.000 euros) a Roca a cambio de conseguir unos favores urbanísticos en el edificio Mare Nostrum de Marbella, a escasos metros del mar. Según el fallo, Gómez quería trasladar a los bajos de este edificio las oficinas de Arenal 2000. En estos bajos, compuestos por unas tres plantas, existía un muro protegido que Rafael Gómez quiso derribar pero que la normativa urbanística se lo impedía. Finalmente, pagó por una obra que llegó a ejecutar pero que le fue paralizada cuando estalló el caso Malaya. La licencia que solicitó fue para obra menor, algo que le ahorró tiempo, y no mayor.

En el fallo sale a relucir también el nombre de Francisco Pozuelo, alias Pacurri, al que Juan Antonio Roca considera el intermediario de Rafael Gómez. El fallo habla incluso de "corredor de parcelas" de Rafael Gómez para aludir a esta persona, a la que se le atribuye el pago del dinero al cerebro de Malaya. Pozuelo no ha resultado ni imputado ni acusado en ningún momento durante esta instrucción, al igual que ningún otro de los trabajadores de Rafael Gómez.

También se sugiere en el fallo que Rafael Gómez estaba profundizando su relación con Rafael Gómez para obtener los parabienes de un terreno en Elviría en el que quería construir pero donde se estaba encontrando con problemas con la Junta de Andalucía.

Etiquetas
stats