Seis meses de encierro en la planta de Zumosol en Palma del Río mientras la Guardia Civil investiga los despidos

Fábrica de Zumosol en Palma del Río

El próximo lunes, 20 de junio, los trabajadores de Zumos Palma cumplirán seis meses de encierro en la planta de Zumosol en Palma del Río. Medio año apostados en la que, en otro tiempo, fue uno de los centros de producción más importantes del sector cítrico europeo y donde ahora no se escucha ruido de maquinaria.

La plantilla de Zumos Palma, unos 40 trabajadores siguen exactamente en el mismo limbo en el que les dejó la empresa Cegeplas, una compañía “pantalla” que, según denunciaron en su día, adquirió la fábrica presuntamente sin otra intención que cerrarla varios días después y así no tener que pagar a los empleados ni indemnización por despido ni las nóminas atrasadas por la anterior propietaria, el holding empresarial turco llamado Grupo Toksöz.

Los trabajadores siempre han mantenido que hubo un acuerdo entre Cegeplas y Toksöz para liquidar la fábrica y a los trabajadores. Así es, además, como llevaron sus demandas a los tribunales. El juicio para dirimir los despidos, de hecho, estaba señalado para el pasado 14 de junio en los juzgados de Posadas.

Sin embargo, la jueza titular ha decidido aplazar el proceso hasta después de verano para estudiar la posibilidad de incluir los resultados de la investigación abierta por la Guardia Civil, que está indagando cómo se produjo la adquisición de la fábrica y la posterior renuncia por parte de Cegeplas (Central Andaluza de Gestión y Suministros Plásticos), una compañía que, tras investigar los trabajadores, resultó que tenía un capital social de 3.000 euros, claramente insuficiente para gestionar la planta de envasado.

“La Guardia Civil ha descubierto implicaciones que pueden afectar a los trabajadores y, por ello, la jueza ha decidido aplazar los juicios, a la espera de que concluya la investigación oficial y ver si se puede incorporar a la causa”, han informado a este periódico fuentes del sindicato CCOO, que interpuso una demanda contra Cegeplas y Toksöz por cesión ilegal de trabajadores y fraude a la Seguridad Social.

Más de un año acumulando nóminas impagadas

Más allá del proceso judicial, las nóminas impagadas se acumulan para los 38 trabajadores despedidos. El campamento se ha comido un invierno duro y ahora busca la sombra en la fábrica en este verano tempranero de olas de calor. La fábrica, por su parte, tiene más cerca el cierre total que la reapertura, después de que la parte que continuaba activa, la planta envasadora, en manos de la compañía LGC Fruit, también comenzara a acusar los efectos del cierre de la exprimidora.

Así, en el mes de mayo, la plantilla de LGC Fruit en Palma del Río, conformada por más de 60 trabajadores, inició una huelga indefinida para exigir un plan de viabilidad que garantice el futuro de la empresa, que actualmente se encuentra en preconcurso de acreedores, así como el pago puntual de las nóminas e información veraz sobre la situación de la empresa y sus planes de negocio.

En cualquier caso, desde hace ya más de seis meses, la planta permanece cerrada. La consejera de Empleo de la Junta, Rocío Blanco, que visitó en mayo a los trabajadores y trabajadoras de Zumosol, les comentó que había posibles inversores interesados en la adquisición de la planta de producción, aunque poco más se ha sabido.

Desde CCOO celebran que exista interés, aunque reconocen que es muy difícil que una empresa quiera asumir Zumos Palma tal y como está ahora mismo, con la deuda que tiene sobre los trabajadores (más de un año de nóminas y las indemnizaciones por despido), además de otras cuestiones que, siempre según el sindicato, podrían “ser constitutivas de delito” y que son las que se pusieron en conocimiento de la Guardia Civil.

Es decir, que hasta que la Justicia no tome cartas en el asunto, la viabilidad de la fábrica de Zumosol en Palma del Río es compleja. Los trabajadores, que por la peculiaridad de su despido en principio no podía ni solicitar la prestación por desempleo, finalmente sí pudieron cobrar el paro, tras la mediación del SEPE.

Sin embargo, el paro se irá agotando a medida que irán creciendo las ganas de dar carpetazo a un asunto que vivirá un capítulo clave en septiembre, cuando llegue a los juzgados de Posadas. Muy probablemente para entonces, aún persista el encierro de la plantilla en la fábrica de Zumosol, que en otros tiempos fue la joya de la corona del grupo Leche Pascual, y hoy es más una fábrica fantasma.

Etiquetas
stats