La gran mina de estaño de Fuente Obejuna, un mineral clave para la electrónica que ha duplicado su precio

Restos de una mina a cielo abierto.

El estaño es un mineral clave para la historia de la humanidad. Su aleación con el cobre da lugar al bronce. Su uso originó el paso de la Edad de Piedra a la de Bronce. Las armas pasaron de ser de piedra a un material mucho más duro y lesivo. Ahora, el estaño es un mineral clave para el futuro de la industria electrónica. Y precisamente en estas semanas, su precio está creciendo a unos niveles desorbitados. Solo en el último año, ha duplicado su valor.

En el año 2012 se descubrió en el término municipal de Fuente Obejuna una gran veta de estaño. En España, había habido minas de estaño desde la antigüedad hasta prácticamente los años ochenta. Entonces, la entrada al mercado global de China inundó de estaño los mercados y los precios se desplomaron. Ahora, con la prohibición del plomo en las aleaciones, el estaño se ha convertido en uno de esos pocos materiales clave para la industria electrónica, para la fabricación de teléfonos móviles o coches eléctricos. Y aunque no escasea, el estaño tampoco es muy abundante.

Por eso es tan importante la veta descubierta en Fuente Obejuna. La empresa Minas de Estaño de España, participada por un fondo de inversión británico, ha invertido ya unos nueve millones de euros en todas las prospecciones previas en el conocido como Proyecto Oropesa (que no tiene nada que ver con la playa). La veta se localiza al noroeste de Fuente Obejuna, ya casi en Extremadura.

Durante media década, Minas de Estaño de España ha estado haciendo catas e investigando la veta de Fuente Obejuna. En 2018 concluyeron el trabajo e iniciaron los trámites para una mina a cielo abierto. En aquellos trámites ya detallaban cómo era la enorme reserva que se había descubierto en Fuente Obejuna. Así, se calculaba que se extraerían casi cinco millones de toneladas de mineral. De estaño serían cerca de 27.000 toneladas, según la aproximación que hacía la compañía.

En todo el proceso extractivo, la empresa asegura que necesitará emplear a 714 personas. La mina podría estar abierta hasta su agotamiento durante unos 12 años. En ese tiempo, el empleo directo sería de más de un centenar de personas.

La rentabilidad prevista es muy alta. Hace un año, la tonelada de estaño se pagaba a 24.000 dólares. Este pasado martes, el mismo peso de estaño en el mercado estaba en 47.540 dólares. Es decir, el precio se ha duplicado en el último año. La necesidad de este material para producir material electrónico ha provocado este enorme aumento de precio. Es decir, con el precio actual, en el subsuelo de Fuente Obejuna hay 1.283 millones de dólares en estaño. La compañía prevé invertir 65 millones de euros.

La zona a excavar no tiene, en principio, yacimientos arqueológicos. Pero sí que se localiza en una de las zonas ZEPA, de reservas de aves, más importantes de la Península, por lo que habrá que arbitrar medidas ambientales compensatorias.

Eso sí, la empresa aún no dispone de los permisos necesarios para la apertura de esta enorme mina y para que una actividad que ha existido en Sierra Morena desde la antigüedad se vuelva a retomar. Las últimas minas, de carbón, se cerraron a principios del siglo XXI.

Etiquetas
stats