La 'desamortización' de las fotovoltaicas: Un fondo de inversión británico 'expropia' al Ducado de Plasencia en Córdoba

Placas fotovoltaicas.

Carlo Enmanuele Ruspoli es el tercer duque de Morignano y desde el fallecimiento de su mujer el gestor de los bienes del Ducado de Plasencia. El más importante de todos es el Castillo de Espejo, la fortaleza en la que se casó en los años cuarenta (en una boda que salió en el NODO) la duquesa de Osuna, Angela María Téllez-Girón, la suegra de Ruspoli que murió en el año 2015. El castillo es propiedad de esta familia aristócrata desde finales del siglo XIII. También buena parte de las tierras que poseen en el término municipal de Espejo. Ahora, siglos después, pueden acabar perdiendo una parte de sus tierras a causa de una expropiación promovida por un fondo de inversión británico, que tiene el visto bueno del Ayuntamiento de Espejo y el parabién de la ley estatal de promoción de las energías renovables. El caso ha sido llevado a los tribunales.

Ruspoli es arquitecto y también escritor. Esta semana ha mantenido varias reuniones en Córdoba para denunciar lo que considera que es una extraña expropiación y que tiene mucho que ver con el boom de la energía fotovoltaica. Su suegra la duquesa de Osuna, primero, y sus herederos siempre pensaron en la fotovoltaica. La familia contactó con un grupo británico llamado Hive para construir una planta en sus propiedades. Al principio, el proyecto lo iba a explotar una empresa propiedad del estado noruego en el cortijo de El Salobral. La compañía cambió de presidente y desechó la iniciativa. Pero Hive siguió adelante y contactó con Luxcara, un fondo alemán que gestiona bienes del país teutón. Desde hace algo más de un año y medio funciona en El Salobral una fotovoltaica de casi 50 megawatios de potencia, gracias a un acuerdo con los propietarios de los terrenos que perciben una renta por la iniciativa. "Hasta aquí, todo bien", relata Ruspoli.

El boom de la fotovoltaica hace que estas inversiones sean muy rentables e interesantes a corto y medio plazo. De hecho, ahora mismo en Córdoba se están tramitando cinco megaplantas solares y otras más. En total, se triplicará la potencia actual instalada en Córdoba, que ya es una de las más potentes de la Península. La gran mayoría de estos proyectos están promovidos por empresas extranjeras.

Desde que se promovió la primera planta solar, Hive, sostiene el duque, "pensó en ampliar El Salobral", algo que, asegura, no estaba firmado en ningún contrato. El acuerdo con Luxcara forma parte de un contrato de un centenar de páginas. En el mismo no aparece la posibilidad de la ampliación de la planta, que se produce a través de "conversaciones", insiste Ruspoli. Esas conversaciones son algunos emails y muchas palabras, pero nunca, insiste, se negoció nada ni se llegó a ningún acuerdo.

El Salobral es un cortijo con un solo propietario. Pero Montebaños, el cortijo donde se localiza la segunda planta fotovoltaica, es de cuatro: los herederos de la duquesa de Osuna. "Poner a todos de acuerdo es más difícil", reflexiona Ruspoli, que insiste en que la negociación no se inició nunca formalmente y que, por tanto, nunca se negó el acuerdo, algo necesario para llegar al camino final de la expropiación.

Hive, no obstante, ha logrado que el segundo proyecto de Espejo sea declarado de interés público, para sorpresa de los propietarios. La ley lo permite. Para que un proyecto sea declarado de interés público, en el caso de las energías renovables, se tiene que demostrar que beneficiará a la comunidad, que fomentará el medio ambiente, la transformación eléctrica del país, etcétera. Hive tiene informes favorables del Ayuntamiento de Espejo, que remitió a la Junta de Andalucía. Y el gobierno andaluz ha acabado declarando de interés público el proyecto, tal y como adelantó este periódico. ¿Qué supone esto en la práctica para los propietarios? Que se abre la puerta a una expropiación de los terrenos sin posibilidad de negociación, según denuncia la familia.

Los propietarios de este suelo de 77 hectáreas que se localiza junto a la carretera de Montemayor han llevado el caso a los tribunales. La familia ha presentado una demanda ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) con sede en Sevilla. En su recurso alegan que a diferencia de lo que marca la ley el fondo de inversión no ha agotado la negociación con la familia. El fin último tiene que ser la expropiación del suelo, sostiene la norma. Eso sería en caso de que hubiese sido imposible el acuerdo con los propietarios, algo que el duque asegura que no ha ocurrido.

Aparte, sostienen, la compañía ya estaría realizando trabajos previos en la finca algo para lo que insisten que carecería de licencia. La familia también ha pedido acceder al expediente municipal, algo que todavía no han podido hacer, y se quejan de las dificultades que está poniendo el Ayuntamiento de Espejo.

El proyecto, según informan fuentes del Ayuntamiento de Espejo, ha sido declarado de interés público por que se prevé la construcción de un pequeño polígono industrial y también de una planta de hidrógeno para fomentar las tecnologías. Además, se sostiene la generación de puestos de trabajo, aunque en este tipo de infraestructuras el empleo se produce durante la construcción de las plantas. Después, casi todo es mantenimiento y vigilancia.

Primer caso en Andalucía

El caso de Espejo ha despertado el interés y sembrado la inquietud entre los agricultores. El duque se reunió este jueves con el presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa. Fernández de Mesa les mostró su apoyo tanto en cuanto, según comentaron los afectados, "lo que se ha llevado a cabo es sin haber llegado a ningún tipo de acuerdo y de manera forzosa mediante una expropiación y con un justiprecio que podría calificarse de irrisorio", sostienen desde la patronal agraria. "Estamos de acuerdo con la implantación de parques solares, pero siempre que sean de mutuo acuerdo y no por la fuerza", explican.

La familia también ha contactado con la Junta de Andalucía. En próximos días está previsto que se puedan reunir con el delegado del Gobierno andaluz, Antonio Repullo. Desde el gobierno andaluz, las fuentes consultadas por este periódico insisten en que "la Junta se limita a cumplir la ley" y que no es la proponente del parque. Desde la ley de Simplificación del gobierno andaluz, los trámites se aceleran, como ha ocurrido en este caso. Con los informes favorables del Ayuntamiento de Espejo y la presentación de avales por parte de la empresa, el gobierno andaluz no puede hacer otra cosa que tramitar el proyecto y declararlo de interés público. "Negarnos sería incumplir la ley", sostienen las fuentes consultadas por este periódico.

"Tenemos pruebas de nuestra voluntad negociadora", sostiene el duque. "Ellos han ganado tiempo para que se declare la utilidad pública", lamenta, al tiempo que asegura que "tenemos ofertas sobre la mesa que no hemos podido aprovechar" para desarrollar la ampliación de la fotovoltaica.

Más allá queda la duda de esta especie de desamortización propuesta por empresas extranjeras en España.

Etiquetas
Publicado el
7 de marzo de 2021 - 06:00 h