La Confederación da un mes a unas 500 viviendas para dejar de captar agua de un pozo ilegal

Vista aérea de Lucena

En un mes, medio millar de viviendas de la parcelación de Campo de Aras, en el término municipal de Lucena, se quedarán sin agua. La semana pasada, la asociación de vecinos Crisaras recibió una comunicación de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ordenando la clausura en 30 días de la captación de un suministro considerado "ilegal" de agua subterránea.

Según la comunicación, a la que ha tenido acceso este periódico, la Confederación considera que estas 500 viviendas, dos bares y varias naves industriales perciben un suministro de agua "captado irregularmente". El acuífero del que lleva décadas suministrándose esta urbanización no regularizada aún en las normas urbanísticas de Lucena procede del famoso venero del manantial de Zambra. La Confederación considera que el agua del que se están suministrando estos vecinos es de "dominio público" y que nunca concedió permiso a estos propietarios a que captasen el agua, la potabilizasen y la usasen.

De hecho, en el escrito, la Confederación urge a los vecinos no solo a dejar de sacar agua sino a desinstalar todo el sistema que desde hace años suministra a las viviendas. Es más, en Campo de Aras hay, incluso, viviendas con contadores, por lo que se trataría de una explotación acuífera bastante profesionalizada.

En diciembre del año 2017, el Ayuntamiento de Lucena encargó un estudio para saber qué estaba pasando en el río Zambra. El cauce se había prácticamente agotado, por lo que el Consistorio comenzó a trabajar para conocer los motivos. Los mismos estaban en el agotamiento del manantial y en el descenso del nivel freático que suministraba de agua a este río. Ahora, la Confederación vincula esta captación de Campo de Aras a la situación de un manantial que en su día, incluso, alumbró una fábrica de agua embotellada que se vendía en toda España.

La Confederación considera que si pasados los 30 días no se ha cesado la captación de agua tendrá que sancionar a los propietarios de Campo de Aras. En principio, se prevén unas sanciones de unos 2.000 euros por propietario.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Lucena ha planteado que la solución pasaría por la legalización de la urbanización de Campo de Aras. El concejal de Urbanismo, César del Espino, sostuvo que el Consistorio está trabajando en un plan especial llamado Lucena Sur. Así, se ha elaborado ya un pliego para la redacción de ese plan especial, que pretende regularizar todo lo que se ha construido desde que acaba el casco urbano de Lucena hasta el sur de su término municipal, donde se localiza esta parcelación.

Etiquetas
Publicado el
13 de noviembre de 2021 - 05:45 h
stats