La Confederación abre ocho expedientes sancionadores por los vertidos que han contaminado La Colada

Embalse de La Colada.

Desde el año 2019, la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) ha abierto ocho expedientes sancionadores en la cuenca que suministra agua a este embalse clave en el norte de la provincia de Córdoba. Este verano, la CHG ordenó a la Junta de Andalucía que prohibiera el baño en las aguas del embalse a causa de la elevada contaminación que presentaban, principalmente por la presencia de arsénico.

Ahora, a preguntas del diputado de Vox en Córdoba José Ramírez, el Gobierno señala que desde el año 2019 se han abierto ocho expedientes concretos por los vertidos de aguas a los arroyos que alimentan este embalse. Este pantano es clave en el futuro de Los Pedroches y el Valle del Guadiato. A pesar de estar en una cuenca hidrográfica diferente, el Gobierno trabaja en la conexión de este embalse con el de Sierra Boyera, que está en mínimos históricos. Esta conexión permitirá garantizar el suministro de agua potable a más de 70.000 personas que viven en el norte de la provincia de Córdoba.

La Junta prohibió el baño por la presencia de cianobacterias, que proceden a su vez de vertidos, principalmente ganaderos aunque no solo. A La Colada también llegan aguas residuales sin depurar de algunos municipios del norte de la provincia, lo que ha provocado alarmantes niveles de contaminación en sus aguas. Y es que, según un estudio de la Empresa Provincial de Aguas de Córdoba (Emproacsa) que ha contado con dos informes sobre el análisis de muestras de este agua en dos épocas diferentes -marzo y julio- el agua, además de arsénico contiene otros parámetros que sobrepasan los niveles establecidos en el Real Decreto 140/2003 del 7 de febrero.

Arsénico

La presencia del arsénico, conocido por su toxicidad, se encontraba en la muestra recogida en marzo en un nivel seis veces superior al establecido, en 60 microgramos por litro, cuando la recomendación del Real Decreto que regula los máximos en el agua es de 10. Pero en julio, el segundo informe demuestra que este ha aumentado aún más, a 72 microgramos por litros. En cuanto al total de plaguicidas que se han encontraron en la muestra de marzo fueron 2,54 microgramos por litro; a diferencia de los 3,16 registrados en la muestra del mes de julio. La cantidad permitida por el Real Decreto 140/2003 es de tan solo 0,50.

De estos plaguicidas entre los que se encuentran el aldrín, fluroxipir o la pendimetalina, los dos que han superados los límites establecidos son el glifosato y el AMPA -ácido aminometilfosfónico-. El primero en el mes de julio superaba por cuatro veces los 0,10 microgramos por litro, mientras que el AMPA multiplicaba por 26 su presencia pasando los 0,10 permitidos hasta los 2,66.

En cuanto a los parámetros microbiológicos analizados, escherichia coli; enterococo y clostridium perfringens, se han encontrado un número superior del recomendado de enterococos. Estos restos proceden especialmente de los purines vertidos, y no depurados, por las ganaderías al río Guadarramilla, del que se alimenta el embalse de La Colada.

Por último, el informe del mes de julio demuestra que en cuanto a los parámetros indicadores (alumino, amonio, cloruro, color, conductividad o hierro entre otros), los que han sido encontrados en mayor medida han sido el pH, la turbidez y la oxidabilidad. Sobre el pH, el RD establece que las unidades deben estar entre 6,5 y 9,5; en esta ocasión las que se han encontrado en la muestra tomada han sido 9,6 unidades.

El Gobierno, en su respuesta parlamentaria al diputado de Vox, señala que “respecto al control de las emisiones difusas, se señala que corresponde a la Junta de Andalucía redactar y hacer cumplir el Programa de Actuación aplicable en zonas vulnerables a la contaminación por nitratos, como es el caso de la cuenca de aportación del embalse de La Colada”, y que no se trata de una competencia estatal.

Etiquetas
stats