El capitán Cortés republicano que sustituyó al capitán Cortés franquista en el callejero para cumplir la Ley de Memoria

Nueva placa de la calle Capitán Cortés en Belalcázar (Córdoba).

El Ayuntamiento de la localidad cordobesa de Belalcázar ha encontrado una curiosa solución para no cambiar el nombre de una calle que se dedicaba a una figura vinculada al franquismo y cumplir, sin embargo, con la Ley de Memoria, que obliga a retirar símbolos y denominaciones franquistas de la vía pública. La calle Capitán Cortés de la localidad se sigue llamando así, pero se ha cambiado su referencia de Santiago Cortés, oficial del Ejército vinculado al franquismo, por la de Antonio Cortés, vecino del municipio que luchó en el ejército republicano y fue ascendido a capitán, estando luego encarcelado por la dictadura.

El proceso del 'no cambio' ha llevado un tiempo. En 2018, el Ayuntamiento ya fue requerido a través de una iniciativa del grupo de Compromís en el Senado a que notificara al Instituto Nacional de Estadística (INE) el cambio de nombre de esa vía con denominación franquista. Entonces, el Consistorio comunicó que no había notificado tal cambio "porque no ha habido alteración alguna en la denominación de dicha vía pública", según consta en el escrito que remitió al Senado entonces el alcalde del municipio, Francisco Luis Fernández. Y así ha sido, no se ha cambiado el nombre, pero el Consistorio sí ha cambiado la placa de la calle Capitán Cortés, para hacer referencia a la persona a la que ahora se dedica, en cumplimiento de la Ley de Memoria.

La calle Capitán Cortés se dedicaba originariamente a Santiago Cortés, militar nacido en Valdepeñas en 1897 que luego fue también oficial de la Guardia Civil, colaborador de los falangistas y cuyo nombre se hizo popular al protagonizar la sublevación del santuario de la Virgen de la Cabeza en los primeros días tras el golpe de estado de 1936, donde se hizo fuerte con un grupo de guardias civiles, hasta que el ejército republicano conquistó el lugar. Allí fue herido y murió en 1937.

El Ayuntamiento de Belalcázar no cuenta con documentación sobre cuándo se le puso el nombre de Capitán Cortés a una de las calles del municipio. Pero ahora, en aplicación de la Ley de Memoria, ha querido mantener el mismo nombre "para no causar ningún perjuicio a sus vecinos" con el cambio de denominación, pero sí borrar de su callejero el homenaje a un militar franquista. Y ha añadido una explicación en la placa de esta vía: "Calle Capitán Cortés. Antonio Cortés Medina. Capitán de la República. Maestro de escuela. Belalcazareño 1915-1987".

Encarcelado por sus ideas

Antonio Cortés Medina nació y vivió parte de su vida en Belalcázar. "Republicano de izquierda" -según consta en el escrito en el que el Consistorio argumenta el mantenimiento del nombre de la calle aunque sí la modificación de la persona a la que se dedica-. Fue llamado a filas en 1937 por el Ejército de la República, ascendiendo por mérito en la guerra al grado de capitán. Durante la dictadura franquista estuvo "45 años encarcelado en distintos centros penitenciarios y psiquiátricos por sus ideas", recuerdan.

Y con esa modificación sobre la persona homenajeada con una calle en el pueblo, se ha mantenido el nombre de esta vía en Belalcázar, dejando constancia de que ahora se rinde recuerdo a un vecino que fue represaliado por sus ideas.

De hecho, el Ayuntamiento del municipio celebró el pasado mes de julio un acto para descubrir las nuevas placas de denominación de la vía, con un homenaje al Capitán Cortés republicano. Hijos y nietos de Antonio Cortés Medina -algunos desplazados desde Madrid y Alemania- asistieron al descubrimiento de las nuevas placas de la calle con el nombre y la referencia a su familiar, a cuya figura se rindió homenaje y se recordó: "Murió sin rencor, ni odio, y en paz con su conciencia, a los 71 años y tras 45 años de terribles sufrimientos. Por la libertad y la justicia".

Etiquetas
Publicado el
22 de marzo de 2021 - 05:30 h