Sin prisas para saborear el primer paseo en la calle

Paseo del Vial Norte este domingo pasadas las 9:00.

El día amanecía nublado y con algo de lluvia. Y quizás eso, el caer rendidos de sueño anoche o las instrucciones de padres y madres para salir a la calle algo más tarde, ha hecho que los niños cordobeses se hayan tomado sin prisa la primera oportunidad de salir a dar un paseo después de 42 días de confinamiento por la crisis sanitaria del coronavirus.

Entre las 9:00 y las 10:00 de este domingo, en un recorrido rápido por algunas zonas verdes y espacios abiertos de la capital cordobesa, la imagen era la misma que estos días atrás: quietud, calles vacías y apenas alguna persona paseando a su perro o yendo a por pan. Solo un niño disfrutaba a primera hora de un paseo en patinete por el Vial Norte, acompañado de un adulto y sin nadie más a la vista. Distancia de seguridad asegurada.

A esa hora, las zonas verdes del Vial estaban vacías y el paseo sobre las vías del tren solo con la presencia de Sadeco desinfectando la zona que, a buen seguro, horas más tarde tendrá a los más pequeños disfrutando de un paseo. En La Asomadilla, a la entrada por Cruz de Juárez, el mismo panorama. Nadie salvo algún paseante con su perro en las calles aledañas. Y en los jardines de la manzana Banesto y los de Escultor Fernández Márquez, en Santa Rosa y la zona del camping, se repetía la misma imagen que también se podía ver en El Brillante. La ciudad aún no se despertaba en este primer día de salida a la calle para los más pequeños.

Un largo día, hasta las 21:00, espera a niños y niñas menores de 14 años para escoger el horario en que disfrutar de una primera salida, guardando siempre las instrucciones establecidas por el Gobierno: un paseo al día, de una hora de duración y a un kilómetro de distancia del domicilio como máximo, y acompañados siempre de un adulto. Además, podrán hacerlo en parques y jardines que el Ayuntamiento ha reabierto expresamente para que los menores cuenten con más espacio de esparcimiento, sin usar, eso sí, las zonas de juego infantiles que siguen precintadas. Ahí fuera, la calle los espera.

Etiquetas
stats