Principio de acuerdo en el Pacto de Plateros

Mesa negociadora de PSOE, Ganemos e IU | MADERO CUBERO
Ocho horas de negociación entre PSOE, Ganemos e IU quedan a expensas de fijar el reparto en la Junta de Gobierno Local, las delegaciones de gobierno y la aprobación de los partidos |

PSOE, Ganemos e IU han llegado a un principio de acuerdo de gobierno para el próximo mandato en el Ayuntamiento de Córdoba bajo la premisa de que gobierne la candidata socialista, Isabel Ambrosio. Así al menos lo aseguraron este martes, cerca de la una de la noche y tras más de ocho horas de reunión en la taberna Plateros de la calle María Auxiliadora.

A diferencia de la primera toma de contacto del domingo, la última reunión ha sido mucho más ardua y áspera. Las diferencias de visión se han hecho patentes. No tanto a la hora de unificar un criterio de programas, como a la hora de repartir las áreas de poder. Ahí es donde la negociación se ha atascado más de una vez.

Oficialmente, hay principio de acuerdo. Siempre relativo, eso sí. Porque está a expensas de que la aprobación de los órganos del PSOE (un mero trámite), el referéndum de IU (una cuestión a tener en cuenta) y la asamblea de Ganemos (con sectores contestatarios que alzan mucho la voz).

Escudándose en el "respeto" a esos órganos, el socialista Miguel Franco -elegido portavoz oficioso del tripartito- ha preferido no decir cómo se concreta el acuerdo en el reparto de concejalías. "No quiero que mañana se despierten los órganos de gobierno de mi partido o los militantes y simpatizantes de Ganemos o Izquierda Unida y lean en la prensa algo que tenemos que explicarles nosotros", ha insistido.

Pero la tarde y la noche han dado para mucho. Sobre todo, para muchos recesos. Y en estos, las caras sonrientes del comienzo se tornaron en gestos más preocupados y cansados. Delegados consultados explicaron que, en un principio parecía todo más o menos claro. Sobre todo, las áreas que quería el PSOE. Pero chocaron las otras dos formaciones, Ganemos e IU. Tras varias horas, lograron desatascar el asunto y clarificar sus zonas de influencia y gobierno. Pero entonces llegó el momento de los nombres propios y los cargos individuales. Nuevo tapón. "Empecemos de nuevo", llegó a escucharse en la mesa negociadora. Hasta que la represa se liberó tras muchas llamadas a personas no presentes en la reunión y encuentros en pequeños comités.

Cuando todo parecía que iba a fluir hasta un acuerdo, sobrevino otro escollo. Y de los gordos. Se trataba del reparto de la Junta de Gobierno Local, órgano ejecutivo por antonomasia del Ayuntamiento. Con un tripartito, su distribución es vital. Las fuentes consultadas de la reunión señalan que el PSOE quería garantizarse un margen de maniobra suficiente con cinco representantes, mientras que los otros cinco se los repartirían Ganemos e IU de una manera no aclarada. Estos dos partidos, por su parte, preferían un modelo que no les obligase a partir ediles en dos, repartiendo cuatro representantes para el PSOE, tres para Ganemos y tres para IU.

"¿En la Junta de Gobierno local hay acuerdo?", preguntaba a las claras un periodista al acabar la reunión. "No, todavía no. Estamos en ello", respondía inmediatamente el histórico dirigente de IU, Félix Lambert. Silencio del socialista Miguel Franco. Alguna mueca en los miembros de Ganemos. Una mano en el hombro de Lambert de un compañero de IU animándole a callarse y dejar que el portavoz designado hablase.

Miguel Franco coge aire y trata de reconducir la situación: "No hay discrepancia en nada. Hay un principio de acuerdo y lo tenemos que transmitir a las asambleas que tienen que decidir. El principio de acuerdo que sale de aquí es el que se votará mañana por la tarde en las asambleas y los órganos de dirección", dice.

De esta forma, las comisiones negociadoras finalizan su trabajo. Como resultado, obtienen unos documentos redactados sobre los que "no hay discrepancias", insiste el socialista. Está por ver que este miércoles los órganos de dirección del PSOE y las asambleas de Ganemos e IU opinen lo mismo.

Etiquetas
stats