El PP sobre los nuevos nombres de calles: “El consenso es imposible”

Calle Foro Romano | MADERO CUBERO

Después de aprobar el cambio del nombre de quince calles por su relación con el franquismo, el Ayuntamiento de Córdoba tiene que abrir ahora el camino para elegir los nuevos nombres que los sustituirán. La alcaldesa, Isabel Ambrosio, ha anunciado este lunes que se hará en un proceso reglado antes de que se cumplan los seis meses que establece la Ley de Memoria Democrática de Andalucía y ha expresado su confianza en que se hará con “acuerdo y consenso” sobre los futuros nombres. Sin embargo, este mismo lunes, el grupo municipal del PP ha descartado que sea así: “El consenso es imposible”, ha señalado tajante su portavoz, José María Bellido.

“El consenso lo ha roto el gobierno local al decidir exclusivamente con sus votos la aplicación de la Ley de Memoria en cuanto a la retirada del nombre de calles, no ya sin contar sino sin ni siquiera habar con la oposición”, ha criticado. “Ya es muy tarde y este grupo (el PP) no está aquí para seguir los dictados de ninguna alcaldesa que solamente tiene siete concejales”, ha zanjado Bellido sobre la posibilidad de acuerdo sobre los nuevos nombres de las quince calles.

“Hicimos el esfuerzo (por un acuerdo) hasta el final. Ahora que no vengan con que hay consenso. Impusieron su decisión y dinamitaron la posibilidad de consenso. Ya lo advertimos: Ese consenso está roto”, ha reiterado sobre la posibilidad de lograr una postura unánime de los grupos municipales que, según cree, no se quiso hallar: “Si hubieran querido consenso, hubiera tenido que estar alcanzado antes del acuerdo de Pleno el martes pasado”, cuando se aprobó el cambio de los nombres de las calles con los votos a favor de PSOE, IU y Ganemos.

La alcaldesa confía en que haya acuerdo

Por su parte, la alcaldesa ha explicado que el proceso para elegir los nuevos nombres para esas vías partirá de la Gerencia Municipal de Urbanismo, en un procedimiento en el que se consultará las propuestas a los consejos de distrito de la zona donde haya que hacer un cambio en el nombre de una calle. Una vez que se cuente con el visto bueno de cada Consejo de Distrito, esa propuesta se elevará al Pleno, que será el órgano que debe aprobar los nuevos nombres.

La Ley de Memoria Democrática establece un plazo de seis meses para realizar estos cambios, después de la aprobación del dictamen de la comisión de memoria histórica que proponía la eliminación de los nombres franquistas del callejero de Córdoba, plazo al que se ha remitido la alcaldesa para llevar a cabo esta tarea.

Etiquetas
stats