La Policía investiga si el alijo de hachís está relacionado con el blanqueo de capitales

La droga hallada por la Policía Nacional en la nave de la Torrecilla, esta mañana. FOTO: MADERO CUBERO
La Udyco dirige la investigación en Córdoba y sospecha que la droga puede tener relación con una banda desarticulada que blanqueaba 500.000 euros a la semana

Es como en las películas: sigan el rastro del dinero. Así es como la Policía está investigando si el mayor hallazgo de hachís de todos los tiempos en Europa (en una nave industrial del polígono la Torrecilla de Córdoba) tiene algo que ver con una banda de blanqueo de capitales que acaba de desmantelar y que anunció ayer. En Córdoba, la operación ya está siendo dirigida por la Sección de Delincuencia Económica de a Udyco, el cuerpo policial que persigue el rastro del dinero. Y por eso, esta unidad cree que el hallazgo del hachís en Córdoba tiene que ver con esta banda recién desmantelada.

En concreto, la Policía Nacional informó ayer que había desmantelado en Madrid un entramando de blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico que llegó a blanquear más de medio millón de euros semanales. Esta operación se ha desarrollado a raíz de la incautación de más de 11 toneladas de hachís llevada a cabo el pasado mes de diciembre en un operativo en el que fueron arrestadas 35 personas. En esta ocasión la investigación se ha centrado sobre la organización responsable de “lavar” el dinero generado por la venta del estupefaciente. El grupo desarticulado esta formado mayoritariamente por ciudadanos originarios de Marruecos y China especializados en introducir capitales ilícitos en el mercado legal. Para ello, realizaban multitud de transacciones comerciales de ropa, relojes de lujo, joyas y otros bienes. Por el modus operandi, los agentes creen que esta organización tenía que ver con el alijo de Córdoba.

Este grupo contaba con una altísima especialización, hasta el punto de obtener beneficios de las operaciones de blanqueo que realizaban, cuando lo habitual en estos casos es asumir un porcentaje de pérdidas. En el operativo han sido arrestadas seis personas y se han practicado siete registros en los que se han intervenido más de 21 millones de prendas de vestir, 7 vehículos de gama alta, joyas y relojes de lujo, entre otros efectos.

La investigación se inició a partir de la desarticulación el pasado mes de diciembre de una organización de traficantes de hachís a gran escala, en la que los agentes se incautaron de 11 toneladas de hachís y detuvieron a 35 personas. La red desmantelada controlaba toda la cadena del tráfico de estupefaciente, desde la producción, al empaquetado, el transporte a España, el almacenamiento y la redistribución final por toda Europa, principalmente a Francia, Bélgica, Inglaterra y Holanda.

Esta organización trasportaba la droga desde Marruecos oculta en el interior de depósitos de gasolina de camiones, en los que se habían practicado dobles fondos. El hachís era extraído en naves industriales de la provincia de Toledo, cortando los depósitos que eran posteriormente soldados y enviados de nuevo a Marruecos para reiniciar el proceso.

Tras desmantelar la parte operativa de esta organización, se centró la investigación en la parte financiera, concretamente en los responsables de blanquear los beneficios obtenidos por el tráfico de hachís, más de 500.000€ semanales. En primer lugar se averiguó que el aparato de blanqueo estaba liderado por varios ciudadanos marroquíes que actuaban de enlace con un grupo de personas de nacionalidad china con negocios en el polígono industrial de Cobo Calleja en Fuenlabrada. Estos últimos, contaban con la infraestructura necesaria para enmascarar entre transacciones comerciales, legales en unos casos y ficticias en otros, el dinero procedente del narcotráfico. Las actividades comerciales que realizaban eran en su mayoría de ropa, relojes de lujo, joyas y de otros bienes de alto valor. Durante el proceso de legalización del dinero también realizaban operaciones de contrabando, fraudes a la hacienda pública e infringían todo tipo de leyes comerciales para conseguir sus fines.

Tras una laboriosa investigación, finalmente se procedió a la detención de tres personas de nacionalidad marroquí, presuntos responsables del aparato de blanqueo de la organización de narcotraficantes, y de dos ciudadanos chinos y un honkonés, que se situaban al frente del entramado empleado para el lavado de dinero a gran escala.

Además de los seis arrestos se realizaron siete entradas y registros en viviendas y naves comerciales. Los agentes comprobaron que los domicilios contaban con fuertes medidas de seguridad, contando con circuitos cerrados de video vigilancia, varias puertas blindadas para aislar determinadas zonas, numerosas cajas fuertes repartidas por las moradas y ocultas en la estructura de los edificios e, incluso, disponían de “habitaciones del pánico”.

En los registros los agentes se incautaron de más de 21 millones de prendas de ropa (valoradas en más de 100 millones de euros) 500.000 euros en efectivo, siete vehículos de gama alta, joyas y relojes de lujo (cuyo valor supera los 4.000.000 euros) y otros artículos de gran valor.

Etiquetas
stats