Un Pleno extraordinario y urgente levanta el reparo de Intervención a 'Mi barrio es Córdoba'

Amparo Pernichi, en primer plano, y Alba Doblas, en segundo, en el Pleno del Ayuntamiento | ÁLEX GALLEGOS

El Pleno del Ayuntamiento de Córdoba ha aprobado con los votos a favor del cogobierno de PSOE e IU -y el apoyo de Ganemos- levantar el reparo de Intervención a una serie de obras incluidas en el plan de la Delegación de Infraestructuras Mi barrio es Córdoba. Lo ha hecho con la negativa en bloque de los tres partidos de la oposición, PP, Ciudadanos y UCOR. Exactamente el mismo resultado se ha dado en el segundo punto clave de este Pleno extraordinario y urgente: la aprobación de un paquete de inversiones -financieramente sostenibles, por exigencias del Ministerio de Hacienda- que incluye la compra de una veintena de autobuses.

El Pleno ha sido tenso e incluso agrio. En todo momento ha flotado en el aire la queja de la oposición que se fundamentaba en dos ideas fuerza: la premura e improvisación en las tramitaciones y la falta de transparencia e información a los partidos fuera del Ejecutivo local, que conocieron los expedientes el viernes. Y como ariete de su argumentación han usado los reparos que desde la Intervención municipal han ido presentando, especialmente a las obras de Mi barrio es Córdoba.

Buena parte del embrollo parte de que en las bases presupuestarias municipales, la delegación de Hacienda decidió permitir que se tramitasen los expedientes para futuras contrataciones antes de tener plenamente ultimada la financiación. Así, el Ayuntamiento ha puesto en marcha 16 proyectos de ejecución de obras por valor de 2,5 millones de euros dentro del plan Mi barrio es Córdoba -“cuyo crédito está aprobado en los Presupuestos Generales del Estado”, ha recordado la delegada de Infraestructura, Amparo Pernichi- a falta de la firma de un convenio con el Ministerio de Fomento que justifique las obras. Y todo, antes de terminar el año.

La idea era agilizar los trámites para evitar la pérdida de ese, dinero tal y como pasó el año pasado en la cantidad de 1 millón de euros. Pero las obras recibieron la semana pasada el reparo de Intervención que venía a justificar que no se podía aprobar los expedientes al no estar asegurada la financiación del Gobierno. Un aspecto que, ha recordado el PP, ya fue advertido negativamente por la misma Intervención de Fondos municipales cuando se aprobaron las bases presupuestarias municipales. El equipo de Gobierno, en cambio, está seguro de la legalidad de su actuación y la próxima firma del convenio. Y por eso, ha levantado el reparo con los votos de PSOE, IU y el apoyo Ganemos.

La oposición ha votado en contra de la urgencia y de los expedientes y se ha quejado de las formas que ha usado el ejecutivo local para llevar a cabo estas medidas. Más allá de las formas, el portavoz del PP, José María Bellido, ha señalado que lo que este lunes se aprueba “es gastar un dinero que no se tiene”. Para el PSOE, la postura del PP es hipócrita y le ha recordado los reparos que levantó el PP el Centro de Convenciones y la Copa Davis cuando estaban en el gobierno. “Esto es política y la ley elaborada por el PP es tan farragosa que casi hace imposible desarrollar estos expedientes”, se ha defendido Emilio Aumente, concejal de Presidencia. “Tenemos 16 expedientes de obras y no vamos a empezar las obras sin crédito pero sí aligerar los seis meses de tramitación. Y si no se hace, tendrá que explicárselo a los vecinos porque ustedes solo están obstruyendo para que no se ejecuten las obras y después acusarnos de no ser buenos gestores”, ha añadido.

Fondos económicamente sostenibles

La polémica se ha extendido a la utilización de las plusvalías municipales en proyectos económicamente sostenibles. “Desde primavera, se han ido anticipando informes y consultas siguiendo los pasos de Madrid y centrada en el transporte público y la compra de una veintena de vehículos”, ha explicado Alba Doblas, delegada de Hacienda. Todo este trabajo, ha proseguido, tenía como fin anticiparse a los Presupuestos Generales del Estado y a su posible retraso. También se ha apostado por modernizar la planta de reciclaje de Sadeco. “Pedimos su apoyo porque la alternativa es darle el dinero, más de 11 millones de euros, a los bancos, culpables de la crisis”, ha zanjado Doblas.

La oposición se queja de que se ha llegado a este punto -la aprobación en el último momento un 31 de julio- por la mala gestión a la hora de abordar el gasto y la falta de ejecución de presupuesto por valor de más de 20 millones que se arrastra desde 2016. En conjunto, atacan al Gobierno municipal “de prisas e improvisación”, que según los grupos se plasmaron en la diligencia de Intervención en el que señalaba que no podía estudiar la compra de losnuevos autobuses

“Hay partes del expediente que podríamos aprobarlo pero no podemos porque hay que votarlo en conjunto”, ha advertido Bellido, al tiempo que ha insistido en que “conocemos estos expedientes desde el viernes por la tarde y no hemos podido estudiarlos. Y si Intervención no puede estudiarlos a fondo (con los autobuses) tampoco nosotros podemos”, ha zanjado antes de lanzar un aviso. “Vamos a alegar la forma en que se compran los autobuses y estamos dispuestos a llegar a los tribunales”, ha terminado. Una medida que la delegada Doblas ha tachado de “absoluta irresponsabilidad por su parte”.

Etiquetas
stats