Piden siete años de cárcel por violar a una joven en un botellón

.
Según la Fiscalía, los hechos ocurrieron en Hinojosa del Duque, en la madrugada del 21 de junio de 2014

La Fiscalía Provincial de Córdoba ha solicitado una pena de siete años de cárcel para M. P. H., un vecino de Hinojosa del Duque que está acusado de haber violado a una chica en un botellón. Según consta en el escrito de calificación del Ministerio Fiscal, el hombre se sentará en el banquillo de los acusados el próximo 4 de febrero a las 10:00 de la mañana en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba.

Así, y según las conclusiones provisionales de la Fiscalía, los hechos que se juzgarán habrían ocurrido en la noche del 21 de junio de 2014, en una zona de Hinojosa del Duque conocida como El Pilar. En ese lugar, el acusado y su víctima estaban haciendo botellón junto con un grupo de compañeros. El hombre y su víctima se conocían de haberse visto en un par de ocasiones.

Según consta en el escrito, debido al elevado volumen de la música en el lugar (eran las 4:00 de la madrugada), el hombre y la víctima se separaron del grupo con el que estaban. Una vez solos, comenzaron a besarse, “tras lo cual el acusado comenzó a tocarle a la citada sus partes íntimas, momento en el que ella le dijo claramente 'para que no quiero, déjame que me quiero ir”, según consta en el escrito.

Pese a los ruegos de la chica, el procesado, “con la intención de satisfacer sus deseos libidinosos, la empujó hacia atrás echándose encima de ella con fuerza e inmovilizándola”, relata la Fiscalía, que describe que pese a ello la chica trataba de resistirse “mostrando su oposición de forma clara y rotunda diciéndole: por favor, para, déjame, por favor, que me quiero ir'”. Pese a ello, y siempre según el escrito de calificación, el procesado “le bajó las bragas, introduciéndole su miembro viril en la vagina, llegando a eyacular al tiempo que le decía: 'Tú tranquila, un poquito, que no pasa nada'”.

Cuando finalizó, la chica consiguió desasirse del procesado y salió corriendo. Llorando y muy nerviosa se encontró con una amiga, a la que le contó lo que había pasado. Juntas fueron al Centro de Salud, donde fue asistida de unas lesiones consistentes en varios arañazos.

Según el escrito de calificación, el procesado se enfrenta a un delito de agresión sexual y a una falta de lesiones. Así, solicita una pena de siete años de prisión, seis años más de libertad vigilada y la prohibición de acercarse a la joven durante 14 años.

Etiquetas
stats