Piden el cese de la delegada de la Junta por ignorar la denuncia sobre la residencia de Lucena

Una anciana en un centro de mayores.

El concejal en la oposición del Ayuntamiento de Lucena Vicente Dalda ha pedido el cese de la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta, María de los Ángeles Luna, por ignorar las denuncias sobre la residencia de mayores Nueva Aurora de Lucena, sobre la que un informe técnico ha certificado que no reúne las condiciones mínimas de seguridad y salubridad para los ancianos allí alojados.

Dalda, concejal independiente no adscrito, en una rueda de prensa este viernes ha solicitado la dimisión o cese de Luna “por su total ineficacia, total dejadez y mirar para otro lado”. “La Junta de Andalucía no hace nada, absolutamente nada y les aseguro que tiene conocimiento de la existencia de la residencia -privada con plazas concertadas- y de que no tiene papeles, que me conste por escrito, desde noviembre de 2010”, ha asegurado.

Asimismo, el concejal ha recordado que, después de la denuncia de las familiares de una usuaria de la residencia, la Junta respondió con un escrito el 31 de enero de 2017 en el que decía que activaría sus servicios de inspección y, más de un año después, en marzo de 2018, volvió a remitir un escrito similar con las mismas palabras.

Dalda denuncia que,en este tiempo, ha intentado “hablar en tres ocasiones con la Junta y he obtenido la callada por respuesta. Creo que la delegada de la Junta María Angeles Luna, si tuviera un mínimo de dignidad, debería presentar su dimisión”, ha reiterado.

Un informe del Ayuntamiento de Lucena sobre la residencia de ancianos Nueva Aurora de esta localidad ha confirmado las condiciones que habían sido denunciadas sobre este centro y advierte de que la residencia “no reúne condiciones de seguridad y salubridad mínimas”, por lo que recomiendan el realojo de los 44 ancianos que actualmente ocupan el centro en un edificio adecuado.

La residencia privada concertada Nueva Aurora de Lucena, como adelantó Cordópolis, había sido objeto de denuncias por parte de familiares de una usuaria que habían llevado su queja ante el Defensor del Pueblo Andaluz, quien abrió una investigación al respecto sobre el centro por “carecer de permisos y licencias”. Ahora, el Ayuntamiento de Lucena ha realizado una inspección sobre el edificio y ha certificado las importantes deficiencias que sufre y que afectan a la seguridad y salubridad de los ancianos, que tienen distintos grados de dependencia física.

El concejal Vicente Dalda tuvo conocimiento de las quejas de las familiares de esta usuaria a finales de octubre de 2016 y, a partir de entonces, lo puso en conocimiento del Ayuntamiento, de la Junta y del Defensor del Pueblo Andauz. “Mi objetivo es que las personas que residen en esa ilegal residencia sean desalojadas a la mayor brevedad posible y sean realojadas en condiciones dignas”, ha dicho este viernes.

Dalda ha remitido el informe de los técnicos municipales sobre la residencia al Defensor del Pueblo, “con el ruego para que actúe para realojar a estos ancianos”. “En este tema tenemos la obligación de buscar un alojamiento para estas personas y que no continúen en esta situación”.

Etiquetas
stats