Piden 24 años de cárcel por estafar 2,5 millones en una notaría

.
La Audiencia Provincial juzgará a cuatro acusados de idear una estrategia para quedarse con el dinero de las liquidaciones de las pólizas de compañías de seguros para invertirlo posteriormente en ladrillo | Los hechos ocurrieron entre 2004 y 2007

La Fiscalía Provincial de Córdoba solicita una pena de 24 años de prisión a cuatro personas que serán juzgadas los próximos 16 y 17 de este mes en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial por un presunto delito continuado de estafa y falsedad documental. Según consta en el escrito de calificación, la Fiscalía pide seis años de cárcel para cada uno de los cuatro acusados, que trabajaban en una notaría de la ciudad desde la que habrían cometido los delitos.

En concreto, se juzgará a A. P. A., encargado de la confección de expedientes de pólizas mercantiles; a A. H. M., que ejercía las funciones de auxiliar en la notaría; a A. F. B., que realizaba las labores de porte y presentación de las correspondientes liquidaciones con bancos; y a J. A. E. G., que colaboraba con este último en la comprobación de la suma de las liquidaciones para la preparación de los cheques.

Según la Fiscalía, los cuatro actuaban de común acuerdo para estafar a los clientes de la notaría, aprovechando el gran volumen de negocios que tramitaban y la capacidad de cobertura que tenían con su principal cliente. Así, siempre según el escrito de calificación, idearon una estrategia consistente en confeccionar liquidaciones de operaciones de elevado valor que solo se reflejaba al 10% del mismo “pese a haberse recibido previamente la provisión de fondos por la totalidad de lo presupuestado”. Así, según la Fiscalía, los cuatro no ingresaban el dinero y se lo quedaban para invertirlo en negocios que produjesen rentabilidad, en concreto en la compraventa de inmuebles. Así, financiaban estas operaciones con el dinero que conseguían del cliente de la notaría. Cuando ganaban dinero con la compraventa de inmuebles, lo devolvían para intentar así no ser descubiertos.

En total, la Fiscalía señala ocho operaciones distintas, algunas de ellas de elevada cuantía, todas llevadas a cabo entre los años 2004 y 2007. En total, los acusados se quedaron con 2,5 millones de euros de diferentes operaciones que llegaban a la notaría. Este era el dinero correspondiente a las liquidaciones de impuestos que había que realizar. Algunas de las operaciones llegaban a sumar más de 45 millones de euros, según consta en el escrito de la fiscalía.

El Ministerio Fiscal, en su escrito, critica también la “defectuosa llevanza de la contabilidad y tesorería de la notaría, que ha impedido realizar valoraciones sobre otros desfases correspondientes a operaciones de escasa cuantía económica que eran generalmente pagadas o provisionadas mediante ingreso en caja”.

Etiquetas
stats