El periodismo ciudadano del barrio de Moreras

Colectivo Barrios Despiertos | ÁLVARO CARMONA
El colectivo 'Barrios Despiertos' pone en valor los aspectos positivos de la zona mediante 'El Despertador', un boletín informativo

Redadas, droga, delincuencia. Cuando Moreras se convierte en noticia, en la mayoría de las ocasiones es para resaltar el carácter conflictivo de esta zona. Pero, ¿es ésa la única realidad de este barrio? Desde el colectivo Barrios Despiertos han creado “un boletín”, tal y como lo definen sus artífices, que da a conocer los aspectos positivos del barrio y que tan olvidados están en las agendas de los medios de comunicación. “Visto que los periódicos hablan de Moreras para sacar cuatro líneas y siempre noticias desfavorables, y como nadie habla bien de nosotros, lo haremos nosotros”, cuenta Sebastiano, perteneciente al colectivo y artífice de El Despertador.

Barrios Despiertos nace con el 15M. “Cuando llegó la directiva fuimos repartiéndonos en dos asambleas: la de Poniente Sur y la de Poniente Norte. Después de un año, intentamos desarrollar una serie de acciones con los demás distritos porque no sólo vale el debate teórico”, explica Sebastiano. “Ha pasado un año y medio y en la zona norte nos hemos repartido en dos barrios, Valdeolleros y Naranjo, y la zona de Poniente Sur se ha convertido en Moreras y Miralbaida. Esos son los cuatro barrios donde desarrollamos nuestro trabajo como colectivo”, continúa.

Las principales líneas de trabajo de este colectivo se centran en la vivienda, la juventud y el aspecto vecinal. Sin embargo, fueron varios los pertenecientes a Barrios Despiertos los que se dieron cuenta del vacío informativo del que adolecía el barrio de Moreras. Por ello, decidieron poner en marcha El Despertador, un claro ejemplo de periodismo ciudadano, aquel que no entiende de compromisos políticos ni publicitarios, que no busca beneficios económicos. Aquel que nace con la gente y para la gente.

Sebastiano y Rafael son dos de los creadores de El Despertador y afirman que “al principio, todo el barrio estaba receloso. El primer número tuvo buena aceptación, pero el segundo mucha más. Ya nos conoce todo el barrio. Vamos poquito a poco en la senda”, señalan. En total, son cinco personas quienes se encargan de la elaboración de El Despertador: Sebastiano, Rafael, Tomás, Pepe y Miguel, todos ellos del colectivo Barrios Despiertos. Ninguno de ellos sabía lo que es una entradilla, cuáles son los aspectos más importantes a la hora de elaborar una noticia, cómo maquetar o cómo se debe articular una entrevista. No se han formado en una facultad de comunicación. No conocen el entramado mediático actual. Nada de eso les interesa. Únicamente, dar a conocer un barrio que arrastra años de marginalidad. “Parece que al llegar a Moreras sólo hay bares y ésa es la concepción que se tiene de muchos barrios marginales. Al contrario, cuando nosotros llegamos aquí vimos que era todo lo contrario y que había un tejido asociativo fuerte”, cuenta Sebastiano.

Además, El Despertador nace para recuperar la memoria histórica del barrio, hechos que se irán narrando en forma de reportaje en cada uno de los boletines gracias a la labor de Rafael, que lleva 51 años viviendo en Moreras. En las dos primeras entregas, los responsables han realizado una ronda de entrevistas por algunas asociaciones del barrio (asociación de vecinos La Voz de Moreras, asociación Mujeres de la Esperanza, asociación de mayores de Moreras y la asociación Mujeres del Rocío), ya que otro de los objetivos es que “se conozcan sus actividades, revitalizar todo ello y construir un punto de trabajo en común”, explica Sebastiano.

El Despertador, que se distribuye gratuitamente, también pone en práctica una de las funciones del periodismo: servir como vehículo de denuncia. Y es que, desde el primer boletín, se hicieron eco de la falta de seguridad vial del barrio, con pasos de peatones inexistentes o nula semaforización, y del mal estado en el que se encuentran instalaciones como el IES Trassierra, el colegio Antonio Gala o el pabellón.  La Corrala y Stop Desahucios también se convierten en protagonistas de este “boletín ciudadano”.

En cuanto al futuro de esta publicación, Sebastiano y Rafa señalan que “una vez que se acabe la ruta de entrevistas, la naturaleza del boletín cambiará. A nosotros no nos interesa construir el boletín porque hemos soñado con ser periodistas, sino que tiene que ser una herramienta para comunicar tanto dentro como fuera del barrio. Lo que importa es la gente”. Actualmente, esta iniciativa sólo se lleva a cabo en Moreras y no descartan realizarlo en otros barrios, “pero ése no es el objetivo”, explica Sebastiano. “Es una hipótesis que siempre se evalúa. Sacamos un boletín que valga para toda la ciudad, por ejemplo. Pero eso conlleva que todos los esfuerzos se dediquen a escribir ese boletín y eso cambia radicalmente la esencia; se transforma en un fin en lugar de en una herramienta como es ahora”, concluye.

Relaciones de sucesos, avisos, gacetas, diarios. Muchos han sido los cambios estilísticos y de forma que ha experimentado el periodismo a lo largo de su historia. Pero, ya sea en papel o en digital, diario o semanal, en color o en blanco y negro, la esencia siempre es la misma: contar algo que le sea útil a la gente. Por ello nace El Despertador.

Etiquetas
stats