¿Puede pedir la jueza de Pozoblanco el ingreso en prisión de 'La Manada'?

Protesta en Córdoba por la puesta en libertad de 'La manada' | ÁLEX GALLEGOS

Desde este viernes, muchos juristas miran a Pozoblanco. La puesta en libertad de los cinco miembros de La Manada, el grupo de amigos sevillanos condenados (aún sin sentencia firme) a nueve años de cárcel por abusar de una chica en los sanfermines del año 2016, ha conmocionado al país y ha hecho que miles de mujeres, y hombres, hayan tomado de nuevo las calles. Pero, más allá de las manifestaciones, el futuro en libertad de La Manada puede pasar por Pozoblanco, un juzgado sobre el que recae ahora una enorme presión.

Cuatro de los cinco miembros de La Manada, todos menos Ángel Boza, están procesados en otro caso similar y previo al de los sanfermines: la agresión y abusos sexuales a una joven de Pozoblanco de 18 años en la carretera de Torrecampo a este municipio. La jueza mantiene en instrucción el caso y acaba de declarar compleja la causa desde que la instruye, a finales del año 2016. Fuentes judiciales siempre han sostenido que la causa podría ser elevada a la Audiencia Provincial de Córdoba después del verano, pero tras las últimas noticias no son tan optimistas, y la jueza está resolviendo recursos y ampliando la denuncia de la chica, que ha alegado que grabaron un vídeo abusando de ella sin su consentimiento.

Pero, ¿qué puede pasar en Pozoblanco? Depende de las acusaciones. Si la Fiscalía Provincial de Córdoba y la defensa de la chica de Pozoblanco elevasen una petición a la jueza para que, una vez conocida la libertad de los cuatro procesados, solicitase su ingreso en prisión, la magistrada tendría que resolver. Al igual que en el caso de Pamplona, la jueza podría decidir la prisión provisional para los cuatro procesados hasta que su caso no llegue a la Audiencia Provincial de Córdoba, donde su futuro ya debe ser decidido por otro tribunal. ¿Podría hacerlo? Sí, pero necesita que la Fiscalía de Córdoba o el abogado de la chica lo soliciten.

La jueza podría tomar la decisión de decretar la prisión provisional de estos cuatro acusados, teniendo en cuenta que la pena a la que se podrían enfrentar (al menos más de cinco años cada uno) y que ya tienen antecedentes aunque no firmes (la sentencia de Pamplona). Pero antes debe consultar a las partes.

En caso de que se decidiera la prisión provisional, lo normal sería que los cuatro procesados en este caso ingresasen en la cárcel de Córdoba, por la cercanía al juzgado que sigue su causa.

Cabe recordar que el caso se abrió cuando el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona comunicó el hallazgo de un vídeo en los teléfonos de La Manada donde se veían indicios de abusos sexuales a una joven de Pozoblanco.

Las fuentes consultadas han precisado que la investigación sobre lo que el juez navarro consideró “abusos sexuales no consentidos” a una chica con “serios indicios” de que podrían haberla drogado, debería estar ya “concluida”. Hasta el momento, la instrucción del caso ha solicitado durante este tiempo hasta en tres ocasiones la declaración de la víctima, de los cuatro investigados mediante videoconferencia, desde las prisiones donde estaban encarcelados, así como el testimonio de testigos de los hechos.

En el caso de Pozoblanco, para el que aún no hay fecha de juicio, están acusados cuatro de los cinco miembros de La Manada, por cometer presuntos abusos contra la joven en un vehículo, tras acudir en mayo de 2016 a la feria del municipio cordobés de Torrecampo. Grabaron esos abusos con el teléfono móvil, con la chica inconsciente, y fueron descubiertos en sus teléfonos en el chat de La Manada al investigar los hechos de Pamplona.

Antes de que el caso saltase a propósito del de los sanfermines, la chica cordobesa no fue consciente en ningún momento de lo ocurrido. Ella y su familia -según relató en su momento la madre de la joven a la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres- se enteraron cuando la Policía Foral de Navarra se puso en contacto con la familia para hacerles saber que aparecía en el vídeo grabado por los jóvenes sevillanos.

Auto de libertad sin tener en cuenta el caso de Pozoblanco

El auto de libertad provisional dictado este jueves por la Audiencia de Navarra no tiene en cuenta el caso que se instruye en Pozoblanco por presuntos abusos sexuales de La Manada. La decisión del tribunal se basa en que los magistrados no aprecian riesgo de fuga de los condenados al haberse reducido “notablemente” en la sentencia las penas que solicitaban las acusaciones y al no apreciar tampoco riesgo de reiteración delictiva, pese a los hechos ocurridos en Pozoblanco.

Al respecto, el auto señala en cuanto al riesgo de reiteración delictiva que “se pretende justificar por las acusaciones por el hecho de que cuatro de los cinco procesados, ahora condenados, se encuentran incursos en otra causa penal por hechos análogos a los que han motivado su condena y que se están investigando ante un Juzgado de Pozoblanco”.

Añade que “este tribunal desconoce cuál sea la situación en que se encuentra la instrucción de la referida causa de Pozoblanco, más allá de que se inició en el mes de octubre de 2016; a este respecto, y otra cosa no se ha manifestado ni acreditado de contrario, por las defensas de los condenados, en la comparecencia celebrada el pasado día 18 ante esta Sala -para estudiar la prórroga de la prisión-, se expuso que, a día de hoy, ni siquiera ha sido dictado auto de procesamiento”.

Se trata por tanto, según el tribunal, de hechos sub iudice que “aún continúan en fase de investigación por razones que se desconocen y que ninguna de las acusaciones ha podido esclarecer”.

Etiquetas
stats