La pasarela más solidaria de Juana Martín

Desfile de la colección de Juana Martín, 'Una niña India' | MADERO CUBERO
La diseñadora cordobesa presenta su colección flamenca en el Círculo de la Amistad a beneficio de la Fundación Vicente Ferrer

Con el blanco como color predominante. Y, cómo no, con terminaciones inferiores y superiores repletas de volantes. Unos más voluminosos que otros. De fondo, una causa solidaria: conseguir fondos para la creación de un hospital para las niñas de la India portadoras de VIH. Los protagonistas: la colección Una niña India de la diseñadora cordobesa Juana Martín y la Fundación Vicente Ferrer.

“En la India, las niñas con VIH mueren o las desahucian sus propios padres ante el miedo de contagiarse. La Fundación Vicente Ferrer las acoge en su orfanato y las trata, aunque algunas mueren con tan sólo cuatro años”, explica la diseñadora. Actualmente, ese centro cuenta con 60 pequeñas acogidas. Ante esta situación, tanto Martín como la fundación aúnan esfuerzos para que “estas niñas tengan un pequeño hospital, que no estén en la calle y tengan un lugar donde estar y pedir ayuda”, apunta la cordobesa. “El desfile ya lo tenía montado pero, más tarde, llegó la asociación y me lo propuso. ¿Cómo decirle que no?”, cuenta Martín. La diseñadora tenía claro que la India debía ser protagonista de algunos de sus desfiles ya que es uno de sus lugares de inspiración.

Los trajes de la colección están inspirados en la India, su cultura y sus colores, pero con el toque flamenco característico de la diseñadora. “Son vestidos gitanos, pero con sari antiguo de la India. También con tejidos de lino fresco y seda natural que permiten unir nuestras tradiciones flamencas con los tejidos de la India, su color y sus texturas”, explica Martín. En resumen, “aportarle a estos vestidos el volumen de Andalucía y la alegría de nuestra tierra”.

Aunque el color rojo coge fuerza en los vestidos, el blanco campa a sus anchas en la colección Una niña de India. Y es que, para la diseñadora, este color “es la señal de la pureza, como son estas niñas”. “Estas pequeñas tienen que tener la pureza como niñas que son y que dejen ya de acosarlas y violarlas”, sentencia Martín.

Actualmente, el 60% de los menores con VIH muere antes de cumplir los cinco años. En los centros de atención de la Fundación, además de dar un techo a las niñas, se les proporciona una alimentación equilibrada y el tratamiento médico necesario para atajar la enfermedad, y se les administra el tratamiento antirretroviral, de forma que puedan vivir de la forma más digna y plena posible.

Etiquetas
stats