Nueva petición al Consistorio para retirar símbolos franquistas

Cruz de los Caídos frente a los juzgados | MADERO CUBERO
El abogado Eduardo Arranz exige la retirada de placas del Ministerio de la Vivienda, la Cruz de los Caídos y el cambio de nombres de calles y barrios

El despacho de abogados de Eduardo Arranz, que ya solicitó al Ayuntamiento de Córdoba la retirada de simbología e iconografía franquista de las calles, va a volver a pedírselo “apelando a los cambios que ha habido en el Consistorio y la presencia progresista” en el gobierno local. Así lo dijo ayer el letrado en una entrevista emitida por Radio Córdoba Cadena Ser. De esta forma, el jueves 15 de octubre se va a repetir “exactamente la misma petición, solicitando la retirada de iconografía franquista por dos motivos: dignidad y legalidad”, señaló en referencia a la ley de Memoria Histórica.

Arranz ha señalado que la respuesta recibida por parte del PP –entonces en el ejecutivo local– a la anterior petición, fue “una absoluta falta de respeto, una ilegalidad y una forma de tomar a guasa un problema que tras 40 años de democracia seguimos sin resolver en Córdoba”. Según ha explicado el letrado, el Ayuntamiento alegó que otras quejas similares ya se habían producido y que la documentación era numerosa. “Por tanto, decía que yo era el que tenía que recopilar todas las quejas que se habían presentado ante el Ayuntamiento de Córdoba y aportarlas, de nuevo, al mismo Ayuntamiento”.

El abogado y su equipo han recopilado documentación acerca “de una multitud de insignias y placas del anterior Ministerio de la Vivienda que para algunos pasan desapercibidas, pero que siguen muy presentes”, señala en referencia a las placas con el motivo de las flechas y un yugo –transformado en dos casas–, símbolo de Falange. “Sesenta años después, el Ayuntamiento todavía no las ha retirado”, se queja Arranz.

Además, todavía queda la Cruz de los Caídos. “Según todos los obispados, esta cruz es responsabilidad municipal y son los Ayuntamientos las que deben retirarlas porque jamás fueron propiedad de la Iglesia católica”. En Córdoba, la cruz se encuentra en terrenos de la Subdelegación del Gobierno. Hace unos años se ordenó la retirada de todos los textos franquistas, sin bien todavía queda grabado en piedra las dos fechas en las que se enmarca la guerra civil: 1936 y 1939.

Por otro lado, el letrado recuerda la presencia en el interior de la Mezquita con los nombres de los religiosos asesinados durante la guerra civil. Hasta hace poco podía leerse caídos durante la revolución comunista y ahora, caídos por Dios y por España. “Por ese cambio, el obispado dice que ya no es motivo de exaltación [franquista]”.

En cuanto al callejero, la petición también reclama la retirada de los nombres de personajes vinculados al franquismo y a su represión durante y después de la guerra. “Queremos que se realice un catálogo de vestigios y un informe oficial de historiadores que acrediten quiénes eran estas personas y si hay o no necesidad de renombrar las calles”. Esto incluiría, por ejemplo, el cambio de nombre de avenidas principales de la ciudad, como la del Conde de Vallellano, que fue ministro de Franco.

Etiquetas
stats