¿Qué se puede y qué no se puede hacer en un municipio cerrado perimetralmente?

Plaza de San Miguel de Lucena, semivacía | ALEX GALLEGOS

A las 00:00 de este viernes, 259.000 cordobeses que viven en 29 municipios de la zona sur de la provincia vivirán el cierre perimetral de su localidad. Pero, ¿eso qué supone?

Según el discurso del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y la posterior concreción del gobierno andaluz, significa que nadie podrá entrar o salir a ninguno de esos 29 municipios a no ser que tenga una causa justificada. ¿Y cuál es esa causa? El cumplimiento de obligaciones laborales, profesionales, empresariales, institucionales o legales, según se establece en el Real Decreto por el que se decretó el estado de alarma. Es decir, podrás salir para ir a trabajar, a un juicio, o a cuidar de una persona dependiente. Pero no podrás ir de Fernán Núñez a un bar de Córdoba capital, por ejemplo.

Además, se mantiene el toque de queda en toda Andalucía y por tanto en toda la provincia en el horario de 23:00 a 6:00 decretado por el Gobierno, pero se ordena el cierre de la hostelería a las 22:30 horas para acompasarla a ese toque de queda. Es decir, puedes ir a un bar de tu pueblo, pero nunca más tarde de las 22:30.

Eso sí, se reduce a seis el número máximo de grupos personas en público y en privado, salvo casos de grupos de convivientes.

El BOJA publicará este jueves la norma, que entrará en vigor a las 00:00 del viernes y estará en vigor hasta las 00:00 del 9 de noviembre, cuando vence en un principio el estado de alarma. La Junta de Andalucía revisará estas medidas cada dos semanas, salvo incidencias de urgencia.

El jefe del Ejecutivo andaluz ha explicado que, a partir del 9 de noviembre, “la Junta revisará las medidas cada dos semanas, salvo incidencias de urgencia”, y ha indicado que ya ha dado traslado de las mismas a la delegada del Gobierno en Andalucía, Sandra García; al presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Fernando Rodríguez Villalobos, y a los líderes de los grupos parlamentarios.

“Andalucía actúa con prontitud, rigor y equilibrio”, ha sostenido Moreno antes de recalcar que la prudencia es “la máxima que guía la acción” de su gobierno y que “más vale prevenir que curar”, así como ha asegurado que no descarta tomar medidas más difíciles si la situación la pandemia no evoluciona favorablemente.

Moreno ha sostenido que Andalucía “asume con responsabilidad” la competencia que ha otorgado a los gobiernos regionales el Ejecutivo central, si bien le ha hecho un llamamiento “especial” entendiendo que “en su mano está gran parte del éxito o del fracaso” de estas medidas.

En concreto, ha indicado que Andalucía, a diferencia de otras comunidades autónomas como el País Vasco, Cataluña o Navarra, “no tiene una policía autonómica a la que podamos encomendar la vigilancia del cumplimiento de estas medidas”.

Por eso, el presidente de la Junta ha dicho que espera del Gobierno de Pedro Sánchez “máxima coordinación para que la Policía Nacional, Policía Local y la Guardia Civil, dispongan de los medios necesarios y reciban las instrucciones precisas para hacer cumplir estas normas”.

Así las cosas, Moreno ha indicado que las medidas acordadas “podrán poner una barrera para contener o frenar el virus pero no acabarán con él, eso solo pasará cuando haya una vacuna o un tratamiento eficaz, y nadie está en condiciones de asegurar cuándo llegará ese momento”.

Antes de la declaración del segundo estado de alarma por la pandemia del coronavirus decretado en España en lo que va de año, la Junta ya había acordado restringir la movilidad nocturna desde este pasado lunes, 26 de octubre, en Granada capital y los municipios de su área metropolitana; en concreto, Albolote, Alfacar, Alhendín, Armilla, Atarfe, Cájar, Cenes de la Vega, Cijuela, Cullar-Vega, Chauchina, Churriana de la Vega, Dílar, Fuente Vaqueros, Gójar, Guevejar, Huetor-Vega, Jun, Lachar, Maracena, Monachil, Ogíjares, Otura, Peligros, Pinos-Genil, Pinos-Puente, Pulianas, Santa Fe, Viznar, La Zubia, Las Gabias, Valderrubio y Vegas del Genil.

Así, la Junta estableció, con carácter temporal y excepcional en dichos municipios granadinos, la limitación de la movilidad de las personas en la franja horaria que transcurre desde las 23,00 hasta las 6,00 horas como medida específica de contención y prevención para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus.

Además, en Andalucía ya existían limitaciones al horario de apertura de establecimientos de hostelería, entre otras restricciones, en determinados municipios, entre los que figuraban las capitales de Sevilla, Córdoba, Granada y Jaén, así como en las localidades de Los Gallardos (Almería), Baeza y Quesada (Jaén); Estepa, Lora de Estepa, Gilena, Marinaleda, Herrera, La Roda de Andalucía, Badolatosa, Utrera, Castillo de las Guardas y Pedrera (Sevilla).

En todos estos municipios se acordó que los establecimientos de hostelería y restauración limitasen el aforo al 50 por ciento y, entre otras cuestiones, que la hora de cierre no pudiese superar en ningún caso las 22,00 horas, a excepción de servicios de entrega de comida a domicilio.

Por su parte, la Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía (Horeca Andalucía) pidió el pasado lunes a la Junta que retrasase el inicio del toque de queda hasta las 0,00 horas, lo que les permitiría dar los servicios de cena y “salvar muchos puestos de trabajo”, según argumentó el vicepresidente de dicha entidad, Antonio Luque.

Cierre perimetral de toda la comunidad hasta el 9 de noviembre

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha anunciado este miércoles el cierre perimetral de la comunidad autónoma a partir de las 00,00 horas de este viernes 30 de octubre y hasta el 9 de noviembre, con el objetivo de frenar los contagios por coronavirus. También se decreta el cierre perimetral en las provincias de Granada, Jaén y Sevilla, actualmente en nivel cuatro de alerta sanitaria.

Moreno ha comparecido vía telemática ante los medios de comunicación tras presidir, en el Palacio de San Telmo de Sevilla, una reunión del Consejo Asesor de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto, más conocido como 'comité de expertos', para analizar la situación de la pandemia en la comunidad y posibles nuevas medidas para frenarla.

Según ha expuesto el presidente, durante esos diez días, “nadie podrá entrar o salir de Andalucía”, salvo por una causa justificada como ir a trabajar o por una causa de fuerza mayor. Ha añadido que también ha ordenado el cierre perimetral de las provincias de Granada, Jaén y Sevilla y dentro de las mismas, también se limita la movilidad entre todos sus municipios, en los que sólo se podrá entrar o salir por causa justificada.

Ha agregado que también se decreta el cierre perimetral de los municipios englobados en los distritos sanitarios de Córdoba sur, La Vega de Málaga y del área sanitaria Jerez costa, noroeste y sierra de Cádiz, que también están en el nivel cuatro de alerta.

Moreno ha apuntado que, en total, 448 municipios de Andalucía quedarán cerrados perimetralmente, en los que viven 4,3 millones de ciudadanos, que no podrán entrar ni salir de sus localidades salvo causas justificadas. Ha pedido a los ciudadanos de los 337 pueblos y ciudades restantes que, en la medida posible, no salgan de sus localidades si no es imprescindible.

El presidente ha justificado estas duras medidas en que la pandemia esta empezando a mostrar de nuevo su peor cara, lo que lleva a tomar decisiones difíciles y muy complicadas, que se tienen que adoptar “con prontitud, rigor y equilibrio” y con serenidad. Ha expuesto que además de todas las medidas que se pueden tomar en el ámbito sanitario como contratar a más profesionales o realizar cribados a la población, la segunda arma que tenemos contra el coronavirus es limitar la movilidad“, una medida que funciona como un ”grifo“.

“Si lo abrimos, aumenta la movilidad y si cerramos el grifo, se reducen la movilidad y los contagios, pero también la actividad económica”, según ha expuesto Moreno, quien ha indicado que su principal obligación como presidente de la Junta es proteger la vida y la salud de las personas y, en la medidas de posibilidades, proteger la economía y nuestro sustento.

Hospitalizados

Durante su intervención, ha señalado que aunque la situación de Andalucía no es tan extrema como la de otras comunidades, pero es muy seria, Ha recordado que desde el inicio de la pandemia 119.701 andaluces se han contagiado y 2.402 han fallecido. Ha agregado que en las últimas 24 horas se han diagnosticado 2.089 contagios y se han registrado 32 fallecidos, mientras que la incidencia acumulada en los últimos 14 días es de 396 casos por casos por cada 100.000 habitantes, por debajo de la media nacional, que está en 452 casos.

Ha agregado que los hospitales andaluces acogen este miércoles 2.312 personas ingresadas por coronavirus, de las que 293 están en la UCI: “Es exactamente la misma cifra de hospitalizados que teníamos el día 4 de abril en la primera ola de la pandemia, pero en aquel momento la curva de contagios e ingresos ya comenzaba a bajar, y, a día de hoy, la curva no ha tocado techo y nadie sabe cuándo empezará a descender”.

Según el presidente, es más que probable que se supere el récord de hospitalizados de la primera ola, en “pocos días”.

Ha querido dejar claro que en la toma de decisiones siempre va a primer el criterio técnico y científico por encima de cualquier criterio político.

El presidente ha puesto de manifiesto que se han reforzado las plantillas sanitarias con cerca de 11.000 profesionales, mientras que se han comprado cinco millones de test de última generación para hacer cribados en poblaciones en las próximas semanas, pero todo ello “no es suficiente, y la segunda arma que tenemos contra el coronavirus es limitar la movilidad”, una medida que funciona como un “grifo”.

Etiquetas
stats