La mitad de la población mayor de 55 años en Córdoba vive sola sin desearlo

La mitad de la población mayor de 55 años en Córdoba vive sola sin desearlo

Viven solos porque la vida no les ha dado otra opción. Así se encuentra la mitad de la población mayor de 55 años en Córdoba y que, según un informe de la Junta de Andalucía, vive en una soledad severa o moderada no deseada. Esta es una de las conclusiones que se extraen del estudio realizado desde la Dirección General de Personas Mayores y Pensiones no Contributivas de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta. Esta cifra es levemente superior a la media andaluza, que se sitúa en un 47%, aunque se incrementa con la edad y es especialmente gravosa a partir de los 80 años.

Se trata del primer estudio de estas características que se realiza en Andalucía, que hasta ahora "no contaba con ningún instrumento para valorar y tratar esta problemática", ahonda la Junta, que precisa que la única referencia es la estadística sobre hogares unipersonales y sus variables por edad. El incremento con la edad del riesgo de sociedad y de aislamiento social son el factor principal que ha llevado al equipo investigador pusiera los focos las personas mayores de 55 años residentes en Andalucía.

Así, la muestra cordobesa utilizada para este estudio ha sido del 9,65% del total de la población mayor de 55 años, tanto en el ámbito rural como en el urbano. En relación al primero, el 49% reconoce vivir en una soledad moderada mientras que el 4% se encuentra en una soledad severa. Los datos en las zonas urbanas no difieren demasiado, situándose el porcentaje de soledad moderada en el 41,3% y la severa, en el 6%.

Una cuestión destacada del estudio es la acertada diferenciación que realiza entre vivir solo, estar solo y sentirse solo. La primera "se refiere a una forma de convivencia, se trata de residir en un hogar en el que vive una sola persona". Estar solo se refiere "a la frecuencia y densidad de la red social, al aislamiento social, que es posible medir de manera objetiva y que puede ser tanto no deseado como deseado" mientras que sentirse solo "es un sentimiento subjetivo y emocional que normalmente está asociado a una situación o contexto no deseados".

En base a esta caracterización, sería posible identificar en el sentimiento de soledad cuatro dimensiones: soledad social, soledad emocional, soledad familiar y soledad conyugal o romántica. El estudio se ha centrado en las dos primeras y, atendiéndonos a las cifras de Córdoba, el 44,3% de la población que está sola tiene, además, ese sentimiento de soledad.

Otro dato significativo lo encontramos en el aislamiento que lleva consigo esta soledad, siendo Córdoba la segunda provincia con el mayor porcentaje de personas en riesgo de aislamiento familiar: un 7,4%. Esta cifra es, incluso, superior a la media de Andalucía, que se sitúa en un 5%. El aislamiento social se sitúa en la media andaluza y se produce a consecuencia de la rotura y pérdida de la red de amistades y una menor frecuencia de contactos en esta franja de edad.

Esta investigación, coordinada por Juan Manuel García González, profesor de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), se ha llevado a cabo mediante la entrevista a 2.000 personas de 55 y más años residentes en toda la región.

Etiquetas
Publicado el
10 de febrero de 2021 - 05:01 h
stats