Urbanismo vuelve a fijar una fianza a los constructores mientras aclara qué hacer con la recogida neumática de basura

El presidente de la Gerencia de Urbanismo, Salvador Fuentes

El Consejo Rector de la Gerencia Municipal de Urbanismo aprobará el miércoles una decisión salomónica después de la sentencia que ha anulado el plan para la recogida neumática de residuos en las nuevas obras de Córdoba. Según la documentación que consultarán los consejeros, y a la que ha tenido acceso este periódico, Urbanismo aún está a la espera de saber si recurre o no la sentencia. En caso de hacerlo, no puede anular esta obligatoriedad para los constructores. De esta manera, y hasta que se aclaren todos los asuntos, la Gerencia tiene previsto pedir una fianza a los constructores. De esta manera, no tienen que construir la recogida neumática, pero sí reservar dinero por si finalmente vuelve a ser obligatorio.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha declarado nulo el denominado Plan Especial de Recogida Neumática de Residuos Sólidos, el proyecto de construcción de la central y de las conexiones de la red de recogida neumática de residuos que se quería instalar en la zona de Turruñuelos, y que quedó paralizada en 2018 debido a la presentación de un recurso por parte de vecinos. Este plan es obligatorio en las nuevas promociones de Córdoba desde 2005. La sentencia deja en el aire ahora todas las obras ya desarrolladas desde entonces y que aún no se han puesto en carga.

La idea era desarrollar un sistema que permitiera tirar la basura orgánica e inerte en embudos especiales que la llevarían por un sistema de tuberías hasta una planta central que el consistorio quería construir en la zona de Turruñelos. Los constructores han ido ejecutando toda esta red de tuberías. O, hasta el año 2017, dejando una fianza en la Gerencia para garantizar las obras.

Ahora, los servicios jurídicos de Urbanismo sostienen que han solicitado una aclaración de la sentencia al TSJA. Una vez llegue la aclaración, la Gerencia estudiará si recurre o no el fallo judicial. En caso de que la sentencia se declare firme el Ayuntamiento se podría enfrentar al pago de importantes indemnizaciones a los constructores, por haberles obligado a hacer unas obras que ahora no sirven para nada.

Como medida salomónica, y ante la petición de Construcor de dejar sin efecto la recogida neumática, Urbanismo opta por volver a 2017. Entonces, se permitía a los constructores depositar una especie de fianza, que tendría que ser visada por Sadeco, para garantizar las obras en el futuro. En 2017 se cambió el plan y se obligo a los promotores a ejecutar la red de tuberías.

La red central de tuberías se construyó después de que en 2005 se aprobase el Plan Especial de Recogida Neumática, redactado y aprobado en los tiempos en los que el exalcalde Andrés Ocaña era presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo. Actualmente hay construidos ya 15,5 kilómetros que han supuesto una inversión de 20 millones de euros en la zona de Poniente Norte y Sur, además del distrito de Levante.

Etiquetas
stats