La obra que recuperará el acceso original al Alcázar de Córdoba

Alcázar de los Reyes Cristianos

Desde mediados del siglo XX, los turistas (y los cordobeses) no entran al Alcázar de los Reyes Cristianos por su acceso original. Al contrario, esta entrada no deja de ser una especie de pastiche por la que no se había accedido nunca a uno de los lugares más cargados de historia de toda la ciudad (con permiso de la Mezquita Catedral). En el Plan Alcázar Caballerizas (que no llegó a aprobarse nunca definitivamente) ya se preveía una intervención para recuperar el acceso original a este histórico espacio.

Desde mediados del siglo XX, la puerta original del Alcázar de Córdoba era poco menos que un estercolero. La avenida del Alcázar se construyó en los años cincuenta sobre las históricas murallas de Córdoba, que fueron demolidas. La carretera nacional se abrió paso entonces por la zona. Entonces, se abandonó el tradicional acceso al Alcázar, la puerta se cegó (ha tenido una chapa hasta hace cinco minutos) y su historia se olvidó. Se construyó entonces una nueva entrada por el Campo de los Mártires, se crearon unos jardines y se dibujó una visita turística. El malogrado Plan Alcázar Caballerizas quería recuperar la esencia original.

En 2013, el concejal de Cultura Juan Miguel Moreno Calderón encargó una serie de obras en el Alcázar a la Gerencia de Urbanismo. El encargo desgajaba Caballerizas (de las que había tomado posesión Córdoba Ecuestre) y se centraba solo en el Alcázar, pero las intervenciones perseguían el espíritu del plan original. La más importante era crear un nuevo itinerario turístico desde el que se pudiera explicar mejor el edificio. En 2014, gran parte de esas intervenciones se incluyeron en el Plan Turístico que el Ayuntamiento firmó con la Junta de Andalucía. El plan ha concluido y algunas intervenciones, como la recuperación de la entrada original, quedaron pendientes.

Ahora, ocho años después, la Gerencia Municipal de Urbanismo acaba de publicar el pliego para contratar esta obra, para la que ha reservado 550.000 euros. Con este presupuesto se pretende concluir lo iniciado. Ya se ha intervenido, por ejemplo, en el conocido como Patio de Mujeres. Ahora, con la apertura de este antiguo acceso desde la avenida del Alcázar los turistas podrán ampliar una visita turística que les conduciría al revés de como es ahora: se entraría por los primeros patios (hoy imposibles de visitas), se recorrerían sus galerías, la sala de los mosaicos, los sarcófagos y hasta las murallas, para concluir en los esplendorosos jardines, desde los que se puede volver a salir a la avenida del Alcázar.

El Alcázar de los Reyes Cristianos es uno de los grandes desconocidos de la ciudad, aunque sea el segundo monumento más visitado. Sus dimensiones son hoy muchísimo más pequeñas que las que llegó a alcanzar en época califal, cuando tuvo en un interior hasta cuatro recintos fortificados. Tras la conquista cristiana, el Alcázar se desgajó entre casas señoriales, el obispado, un barrio en sí (de ahí el nombre de Alcázar Viejo para San Basilio) y una residencia real. Tras la conquista de Granada, Isabel la Católica decidió abandonar Córdoba como residencia real y donó el Alcázar a la Inquisición. El edificio siguió siendo un lugar de castigo y sufrimiento hasta mediados de los años cincuenta, cuando se abandonó como prisión provincial y fue donado al Ayuntamiento, que lo rehabilitó para su visita turística. Y así hasta casi ahora, que poco a poco irá recuperando el esplendor perdido.

Etiquetas
Publicado el
30 de mayo de 2021 - 05:29 h