El gobierno local probará si mantiene su mayoría en la recta final del mandato

Pleno del Ayuntamiento de Córdoba

El próximo miércoles 28 de diciembre a las 10:00 de la mañana el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba se reunirá de manera extraordinaria. El equipo de gobierno quiere cerrar el año 2022 con las ordenanzas fiscales y tasas municipales aprobadas. El Pleno está convocado para eso, para ratificar de manera definitiva los impuestos que deberán pagar los cordobeses el próximo año. Pero de fondo trascenderá algo más: el equipo de gobierno probará si dispone aún de mayoría suficiente para gobernar lo que queda de mandato, apenas cinco meses efectivos, antes de las elecciones municipales.

El alcalde de Córdoba, José María Bellido, ya dejó caer el viernes que no las tiene todas consigo para poder aprobar el último presupuesto de su gobierno, el de 2023. El regidor sí que ha aprobado todas las cuentas hasta ahora, con geometría variable. Tras las elecciones de 2019, los votos (o la abstención) de Vox se hicieron imprescindibles. En 2021 necesitó de la abstención del PSOE, ya que Vox votó en contra. Eso sí, nunca ha logrado aprobar el presupuesto antes del 1 de enero. Este año tampoco será.

Bellido hizo esta reflexión pública, la de que quería aprobar el presupuesto pero que sabía que iba a ser difícil al tratarse de un año electoral, consciente de que su mayoría ha menguado durante el mandato por la salida de David Dorado, ahora concejal no adscrito y antes edil de Ciudadanos con diferentes cargos públicos. Su detención de hace dos semanas y las sospechas que sobre él tiene la Policía Nacional de haber intentado cobrar una mordida, presuntamente, hacen que el equipo de gobierno no negocie nada con él. Dorado ya fue clave para la aprobación inicial de las ordenanzas fiscales en noviembre. Ahora está previsto que lo sea también para la aprobación definitiva.

Pero es la relación con Vox la que ha cambiado. En Madrid, este partido ha tumbado los presupuestos de la presidenta de la comunidad, Isabel Díaz Ayuso, y ha marcado una nueva estrategia en toda España: ya no se apoyará al PP a no ser que se cogobierne, como en Castilla y León (donde un error en la votación puede provocar que las cuentas no sean aprobadas). En Andalucía, por ejemplo, el PP se ha quedado solo con su mayoría absoluta para aprobar las cuentas.

Con la calculadora en la mano, el cogobierno de PP y lo que queda de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Córdoba no puede aprobar los presupuestos si Vox vota en contra. Tampoco ni en el caso de que David Dorado se sumase a los apoyos. Los 15 votos en contra que se sumarían haría imposible aprobar los presupuestos.

Bellido ha anunciado que las negociaciones con los grupos para sacar adelante el presupuesto municipal de 2023 van a empezar “de inmediato”, mientras que el delegado de Hacienda, Salvador Fuentes, “está terminando el borrador” de las cuentas. Además, ha señalado que “se va a intentar negociar que se puedan aprobar, si no con el voto favorable, al menos con la abstención de algunos grupos, porque es importante que tengan continuidad algunos proyectos, que no se interrumpan en el período electoral”.

Así, ha llamado a “aprovechar los meses que van desde enero a mayo, que no queden vacíos, sobre todo en aspectos relacionados con inversiones, porque el día a día del Ayuntamiento va a seguir funcionando, pero hay cosas que sí nos jugamos, como son inversiones, que tienen que seguir adelante y que necesitan seguir dotándose presupuestariamente”.

La clave está en saber si las negociaciones fructificarán o no, y si el Ayuntamiento se verá obligado a prorrogar sus presupuestos de 2022 para el próximo ejercicio.

Etiquetas
stats