La lluvia y el viento marcarán una semana que dice "hasta pronto" a las heladas

.

Tras una primera mitad de enero auténticamente heladora, que ya ha pasado a la historia meteorológica local como la más fría desde que existen registros, los del tiempo ponemos el ojo, de nuevo, a los grandes sistemas de borrascas que nos lleguen desde el Atlántico. El tiempo anticiclónico, tan propio de enero, tiene las horas contadas con la aproximación hasta el noroeste peninsular de una profunda borrasca que dejará lluvias generalizadas en toda la provincia entre las jornadas del miércoles 20 y el viernes 22 de enero. Unas lluvias que servirán además para "barrer" el aire frío acumulado en superficie gracias a al temporal de viento asociado.

Vuelta a los "ponientes"

Aunque la nieve resulte especialmente llamativa por nuestras latitudes, lo cierto es que estamos necesitados, con urgencia, de un buen carrusel de borrascas atlánticas que llenen embalses y pantanos. Con la cuenca hidrográfica del Guadalquivir en una situación crítica, a sólo un 33 % de su capacidad, se echa en falta la mejor de la configuración atmosférica posible, la de los ábregos. Esos vientos muy húmedos de largo recorrido marítimo, que gracias a las altas presiones en el entorno de Groenlandia, encuentran en el paso de las azores una vía de escape meridional, que permite "estampar" a las borrascas atlánticas de la fábrica de Terranova contra la península Ibérica.

Algo así ocurrirá a lo largo de la semana, llegando a últimas horas del martes 19 de enero una de esas profundas borrascas que impondrán un marcado flujo de poniente sobre el territorio peninsular hasta el próximo fin de semana. Junto al importante caudal de lluvia que vamos a recibir, el viento será el otro gran protagonista del episodio. No tanto por su intensidad como por la consecuencia secundaria que nos va a dejar. El viento, que más que intenso será persistente, con rachas de unos 50 km/h entre las jornadas de miércoles y viernes. Esa persistencia, unido a las constantes precipitaciones que dejará la que posiblemente pase a llamarse como borrasca 'Gaetan' por parte de la Agencia Estatal de Meteorología, servirá para 'barrer' el aire frío acumulado sobre la superficie peninsular.

Hasta 30 litros de acumulado y ascenso de 10 grados en las mínimas

Hasta el martes 19 de enero el tiempo seguirá el guion establecido: ambiente estable y soleado y mínimas bajo cero. Pocos cambios hasta la tarde del martes, cuando el aumento de nubosidad indique el importante cambio meteorológico de la semana. Será desde las primeras horas del miércoles cuando las lluvias hagan acto de presencia, mostrándose persistentes en toda la provincia hasta la tarde del viernes. Entre ambas jornadas las lluvias podrán llegar a dejar entorno a unos 30 litros por metro cuadrado de acumulado a lo largo y ancho de la provincia. Precipitaciones que por lo general serán débiles aunque con momentos de mayor intensidad, como las que se registren en la mañana del miércoles a la llegada del primer sistema frontal.

Las temperaturas serán las otras grandes protagonistas de la semana. Aunque las lluvias vendrán acompañadas de la inyección de aire frío en altura, tanto las precipitaciones como el viento asociado, servirán para templar notablemente el aire en superficie. Un cambio que será muy marcado en las temperaturas mínimas, que experimentarán un ascenso de unos 10 grados en apenas 48 horas. Decimos un 'hasta pronto' al frío gélido propio de enero, con un temporal de viento y lluvia que nos devolverá, aunque sea de manera temporal, a la dinámica de ponientes.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
Publicado el
18 de enero de 2021 - 06:00 h
stats