La Junta descarta construir una autovía entre Córdoba y Jaén

Autovía A4 a su paso por Córdoba.

La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía ha descartado en el corto plazo una de las grandes promesas del PP, que demandó durante sus años en la oposición, en las provincias de Córdoba y Jaén: construir una autovía para unir a estas dos capitales.

Esta semana, la propia consejera Marifrán Carrazo se ha reunido con una veintena de alcaldes de las dos vías que tendrían que ser jubiladas para convertirse en autovía: la A-306, de El Carpio a Torredonjimeno, y la A-311, de Andújar a Jaén. El plan del gobierno andaluz siempre fue estudiar estas dos alternativas, autovía por El Carpio o autovía por Andújar. Finalmente, el compromiso del gobierno andaluz pasa por arreglar estas dos carreteras, y descarta en el corto plazo la construcción de la autovía.

El problema para la construcción de esta autovía no es medioambiental, como ocurre con varios tramos de la N-432, sino presupuestario. La propia consejera aseguró que convertir en autovía la A-306 tendría un coste de 450 millones de euros. Hacerlo a través de Andújar supondría un gasto de 270 millones, según los estudios informativos diseñados.

Ante el descarte de esta obra, prometida en campaña electoral y muy demandada por el PP en los últimos años, la Junta ha anunciado una inversión millonaria para reparar la carretera actual. En la A-306, en la provincia de Córdoba, la Junta prevé una inversión de 23,3 millones de euros.

La carretera A-306 conecta la N-IV a la altura de El Carpio y finaliza en la conexión con la A-316 en Torredonjimeno (Jaén). La vía soporta una media de 4.500 vehículos diarios, con un porcentaje elevado de tráfico pesado que en ocasiones alcanza el 13 por ciento. Está constituida por una calzada de dos carriles en la mayoría de su trazado, con tramos para carriles de vehículos lentos. La mayoría de las conexiones se realizan mediante intersecciones al mismo nivel.

El estudio de viabilidad realizado para aumentar la capacidad de esta carretera aboga por el refuerzo del firme en los 58 kilómetros de trazado con una actuación dividida por tramos, además de una reordenación de los accesos directos a las fincas colindantes bajo la misma fórmula que en la A-311 de construir caminos de servicios. Esa operación eliminaría más 150 accesos, además de servir como camino alternativo para vehículos agrícolas. Por último, se plantean 2,7 kilómetros de nuevos carriles lentos en dos tramos con mucha pendiente. El coste aproximado de la actuación asciende a 23,3 millones de euros.

Etiquetas
stats