Podemos interpreta el 22M como una demanda de cambio

.
El nuevo partido de la izquierda se convierte en tercera fuerza pero solo coloca un parlamentario por Córdoba

Podemos esperaba más. Y anoche, en los corrillos de El Astronauta, el restaurante donde siguieron la noche electoral, esa alegría un poco amarga estaba presente. Satisfacción por haber logrado la hazaña de colocar 15 parlamentarios en Andalucía cuando hace un año Podemos era poco más que una entelequia. Amargura porque las encuestas apuntaban a algo más. También en Córdoba. Pero al final no han sido ni tres ni dos los representantes elegidos que se sentarán en el Parlamento. Solo David Moscoso lo hará.

La nueva formación consigue un 12,5% de los votos en la primera vez que se presenta a las elecciones al Parlamento andaluz por la provincia de Córdoba. En total, el partido ha sumado más de 53.000 votos, lo que le ha valido un parlamentario. Pero Podemos aspiraba, incluso, a lograr que su número tres, José Larios, de Equo -partido ecologista que se ha unido a Podemos para esta aventura autónómica- lograse un escaño. Pero la realidad se ha impuesto a las encuestas. Y el muro del bipartidismo no ha caído, ni mucho menos en la provincia, donde PSOE y PP se mantienen con buenos márgenes de apoyo.

Aún así, desde Podemos se hace una lectura positiva ampliando el espectro y fijándose en el conjunto del resultado. “Estamos muy contentos con los resultados que muestran claramente que la ciudadanía andaluza quiere un cambio”, señaló Susana Luque, número dos de la candidatura. “Estas elecciones reflejan que Podemos va a asumir un papel fundamental en representar ese cambio en el Parlamento andaluz, siendo el altavoz de la sociedad andaluza que todavía se encuentra en una grave situación de emergencia social”, añadió. “También hay que señalar que los dos partidos principales [PSOE y PP] han perdido 20 puntos respecto las ultimas elecciones lo que supone la caída clara y contundente de un bipartidismo agotado”, terminó.

Etiquetas
stats