Icomos: "Sustituir la celosía es destruir parte de la Mezquita"

Rafael De La-Hoz, junto a la celosía de la nave 17 de la Mezquita que diseñó su padre | MADERO CUBERO
El organismo consultor de la Unesco que ha provocado que la Junta paralice la apertura de una nueva puerta concluye que "las celosías son inseparables del monumento"

El informe del Icomos, un órgano consultor de la Unesco que vigila la gestión de los monumentos declarados Patrimonio Mundial, es taxativo: sustituir la celosía es destruir parte de la Mezquita. Esta estructura, diseñada por el arquitecto cordobés Rafael de La-Hoz en los años setenta, se instaló en cuatro de los arcos que permanecían abiertos en los accesos al templo –catedral cristiana desde 1239– desde el Patio de los Naranjos.

El Cabildo pretende retirar una de ellas -la del arco 17- para permitir el tránsito de todas las hermandades de Semana Santa en una carrera oficial que incluyese el monumento como parada obligada. Este informe, que es demoledor en sus conclusiones, ha obligado a la Junta de Andalucía a dar marcha atrás en su intención de permitir dicha obra.

En sus 13 páginas de documento, el Icomos tumba cada uno de los argumentos esgrimidos por el Cabildo para realizar dicha intervención. El organismo incide en que convertir la celosía en una puerta significa que no se conserva la celosía. "Convertir es destruir lo que hay y sustituirlo, cambiarlo por otra cosa", zanja. "En el proyecto se pretende sustituir una celosía y poner en su lugar una puerta. Esto no es conservar sino sustituir y esta acción es contraria a la de proteger y conservar que preconiza la Convención del Patrimonio Mundial. Por ello consideramos que la actuación prevista no puede ser informada favorablemente".

Icomos subraya que "en la operación de desmontaje de la celosía se prevé que sufra daños en sus partes y piezas, que serán depositados en el almacén del Cabildo", convirtiendo la estructura en listones y cristales. "Esto no es ni proteger ni conservar; esto es lo contrario de lo deseado y articulado en la Convención sobre la protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural, de 1972, y en las Directrices Prácticas para la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial.

En conclusión, reitera Icomos: "Las celosías son elementos inseparables del edificio". Y por tanto, en contra de los que defiende el Cabildo, su retirada y sustitución por una estructura de apariencia similar, pero que pueda abrirse como una puerta, no es una "limitada intervención". "Las celosías son, como cualquier otro elemento –arcos, columnas...– parte integrante del bien cultural inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial en 1984". Por ello, "la celosía de la nave 17 debe ser protegida, debe ser conservada y no puede ser cambiada".

El Icomos también es muy crítico con la idea que persigue el Cabildo al abrir este nuevo vano: permitir el acceso de todos los pasos de Semana Santa y sus correspondientes hermanos por el interior y el exterior de la Mezquita-Catedral. "Ese multitudinario desfile provocará no pequeñas dificultades en el tránsito de personas, de espectadores y cofrades, en las calles y plazas que rodean la Mezquita". Y en este sentido, subraya el "riesgo de seguridad para las personas y riesgo de impactos negativos en los espacios del centro histórico de Córdoba, entidad que se debe proteger como Bien inscrito en la Lista del Patrimonio mundial en 1984".

Valorando finalmente la desproporción existente entre los objetivos perseguidos –permitir un acceso más fácil y para más cofradías al interior de la Mezquita– y la destrucción y el consecuente impacto negativo en el monumento, el Icomos concluye que "debe prevalecer la conservación y protección del bien patrimonial a través de la protección y conservación de uno de sus elementos: la celosía que cierra la nave 17".

Etiquetas
Publicado el
7 de noviembre de 2015 - 15:34 h
stats