Huyen en un coche que estrellan, se dan a la fuga a pie y los detienen sentados en un banco a nueve kilómetros

Cárcel de Córdoba | MADERO CUBERO

Una fuga de película en la que pusieron en jaque a la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Policía Local de Córdoba y varios municipios de la provincia. Dos jóvenes cordobeses fueron sorprendidos la pasada semana en Fátima cuando estaban robando las ruedas de dos vehículos. Después, se produjo una persecución en la que estrellaron el coche, continuaron la fuga a pie, despistaron a todos los agentes y fueron encontrados sentados tranquilamente en un banco a nueve kilómetros de distancia.

Según ha podido saber este periódico, los hechos ocurrieron a final de la pasada semana. Los dos jóvenes están acusados del robo de dos ruedas en la zona de Fátima. Una vez identificados, agentes de la Policía Nacional fueron a detenerlos en las inmediaciones de un polígono industrial. Al sorprenderlos, los presuntos ladrones no dudaron en darse a la fuga en su vehículo.

Siempre según las fuentes consultadas por este periódico, la fuga llegó a poner en peligro a los ocupantes de la vía. Los jóvenes llegaron a tomar rotondas en sentido contrario y a saltarse cruces y semáforos. En varios momentos estuvieron cerca de atropellar a algunos peatones. En otros, de chocar con otros vehículos.

La Policía Local de Córdoba alertó a la Guardia Civil y a sus compañeros de otros cinco municipios próximos cuando comprobó cómo los jóvenes lograban fugarse a gran velocidad por la Autovía de Málaga (A-45). Las fuentes señalan que los jóvenes superaban por mucho la velocidad máxima autorizada.

Sin embargo, la persecución se truncó cuando los jóvenes se desviaron en la salida de la A-45 hacia la carretera de La Rambla. En un punto concreto, el vehículo en el que circulaban se acabó estrellando en un campo sembrado de girasoles. Pero cuando llegaron a la zona, los agentes solo pudieron ver un coche vacío. Ni rastro de los dos ocupantes.

Las fuentes consultadas por este periódico detallan que los jóvenes corrieron campo a través hasta que llegaron a San Sebastián de los Ballesteros, a nueve kilómetros de distancia del punto en el que sufrieron el accidente. Allí fueron localizados por una patrulla policial. Los dos sospechosos estaban sentados en un banco, donde fueron detenidos. Una vez arrestados, fueron puestos a disposición judicial. Tras ello quedaron en libertad con cargos.

La historia tenía preparada un nuevo giro de guión. Poco antes de su puesta en libertad, uno de los jóvenes es identificado como autor de un robo supuestamente cometido un mes antes. Tras ello, es detenido de nuevo y procesado. Una vez puesto a disposición judicial, el magistrado decide en este caso enviarlo a prisión de manera provisional.

En concreto, el robo cometido habría sido cuando le quitó una cadena a una mujer de 73 años por el procedimiento del tirón. El joven fue identificado cuando un testigo anotó la matrícula de su vehículo.

Etiquetas
stats