Cuando el horno no está para bollos ni para pan

Tareas de reparación del horno.

Cuando en febrero de 2013 Rocío decidió elaborar productos de panadería por sí sola jamás pensó que esa idea se convertiría, años más tarde, en la empresa Cuatro Soles Saludable y Ecológico. Debido a las múltiples intolerancias alimenticias con las que nació su hija, Rocío se convirtió en panadera sin obrador. Tan sólo contó con un pequeño horno prestado de cuatro bandejas (concebido para hornear pan congelado) y un robot de cocina doméstico. Sin embargo, a finales del mes de mayo, una avería en el horno -ya profesional- ha obligado a la empresa a dejar de fabricar pan. Ahora, Rocío y sus trabajadores buscan fondos a través de Verkami para poder pagar el arreglo del aparato, que ronda los 7.360 euros.

Según cuenta Rocío, la panadera de la empresa, el problema del horno empezó “con una fuga de agua” que se filtró “a la espuma” que tiene el aparato por motivos de seguridad. “La temperatura que alcanza el horno ha hecho que el agua se pudra y que eso se extienda también al horno”. Así pues, sin horno con el que trabajar, Rocío y sus trabajadores han tenido que dejar de hacer pan, bollos y bizcochos, situación que les está provocando un aumento de las deudas.

Cuatro Soles Saludable y Ecológico es, en palabras de Rocío, “la primera panadería ecológica y medicinal de toda España”. El público principal de esta empresa, que tiene su sede en Alcolea, abarca a todas aquellas personas con necesidades alimenticias especiales o que tienen dietas específicas. Así, tal y como explica Rocío, “los productos tienen certificación de producción ecológica y están libres de lactosa y proteína de leche”. Los panes, además, están elaborados masa madre y agua de mar y no utilizan trigo, azúcar, levadura, lácteos, frutos secos o gluten.

Los productos son el resultado de la investigación y asesoramiento por parte de profesionales de la Medicina, Osteopatía, Homotoxicología y Medicina Biológica, especialistas en Fibromialgia, Medicina Naturalista y Tradicional China, Nutrición Ortomolecular, Dietética, Nutrición, Fisioterapia y Acupuntura. Profesionales de la salud cuyo asesoramiento da como resultado productos diferentes a los habituales.

Pero los problemas para esta empresa llegaron desde el principio. En diciembre de 2016, la empresa se mudó a un obrador más grande. A los pocos días de empezar, Rocío sufrió un infarto que le impidió trabajar y enseñar las recetas a los demás panaderos. “Esto ya generó una deuda impresionante, pero hemos podido salir adelante”, explica Rocío, optimista, quien reconoce que a pesar de no ser un negocio rentable, es “una idea muy bonita”. ¿Lo más “enriquecedor” del trabajo? “El contacto directo con los clientes”. Es más, Roció cuenta que cuando anunciaron el cierre por redes sociales, “la gente decía de realizar un crowdfunding pero yo no sabía ni lo que era. Y ya llevamos casi 5.000 euros”.

A esta “generosidad”, Rocío sólo le encuentra un sentido: “Los clientes ven necesario nuestro trabajo y que todo el mundo tiene derecho a comer pan adaptado a sus necesidades”. Actualmente, esta pequeña empresa envía productos a tiendas de Palencia, Málaga, Almería, Marbella, Écija, Palma del Río o Montilla.

Aún sin haber conseguido todavía los 7.360 euros, una empresa especializada en reparaciones ya ha comenzado las tareas para arreglar el horno. Cuando consigan los fondos, Cuatro Soles Saludable y Ecológico saldarán sus cuentas y podrán, de nuevo, servir “de un producto de primera necesidad a quienes la industrialización y mercantilismo del sector ha negado esta oportunidad”.

Etiquetas
stats