La guerra olvidada de Yemen que frenó el hermanamiento entre Córdoba y Sanaa, y que desangra a un país

Refugiados en la antigua ciudad de Sanaa | ACNUR

A finales del año 2007, Córdoba ultimaba su hermanamiento con Sanaa, la ciudad de las Mil y una noches. El entonces ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, preparaba el viaje con la exalcaldesa de la ciudad, Rosa Aguilar. Todo estaba previsto para enero de 2008, cuando una importante delegación de la ciudad iba a acudir a la capital de Yemen, para que Córdoba siguiese estrechando lazos con el mundo árabe. Pero entonces se comenzó a gestar el principio de lo que hoy es una de las grandes guerras (el conflicto civil en Yemen) que se están desarrollando en el mundo, que está desangrando a todo un país y que ha provocado centenares de miles de muertos y de refugiados.

Entonces, a finales de 2007, en un frente independiente, los hutíes de Yemen comenzaron a exigir la secesión del sur a través de protestas pacíficas, que se encontraron con la respuesta brutal de las fuerzas gubernamentales. El viaje se suspendió y Córdoba jamás pudo hermanarse con la capital de Yemen, en lo que era un sueño para el Ayuntamiento y el Gobierno de España.

Sanaa es una de las ciudades más antiguas del mundo. Sus murallas evocan los cuentos de las Mil y Una Noches y cuenta con una grandiosa mezquita. Sus viviendas se levantan sobre peñascos inaccesibles y tiene rascacielos de adobe frente a las arenas del desierto, lo que le imprime un carácter singular y único a esta capital.

Hoy, Sanaa es la capital inestable de un país que se desangra. Al menos 16 millones de personas pasan hambre en Yemen, algo más de la mitad de la población de todo el país, según un informe elaborado por la FAO, Unicef y el Programa Mundial de Alimentos de la ONU. Incluso se han producido brotes de cólera en el país que están diezmando a la población.

Desde finales de 2018, el conflicto se ha trasladado hasta uno de los principales puntos de entrada de ayuda humanitaria, el puerto de Al Hudaydah, y miles de personas han quedado en riesgo de inanición. La ONU alerta de que podría ser la peor hambruna vivida en el mundo en los últimos 100 años. Pese a los continuos llamamientos, de momento la comunidad internacional no está mostrando la respuesta deseada para auxiliar al país de las mil y una noches con el que Córdoba siempre quiso hermanarse, pero nunca pudo hacerlo.

Recientemente, se ha anunciado un nuevo intento por firmar una paz duradera entre las partes en conflicto en Yemen. Sin embargo, más de la mitad de la población del país se enfrenta a una crisis alimentaria sin precedentes, y para atender a esa hambruna, y a la inmensidad de refugiados que abandonan el país, toda ayuda es poca.

¿A qué ONG donar para hacer frente a esta catástrofe humanitaria? Para 2019, ACNUR necesita 198,6 millones de dólares para dar respuesta a esta emergencia. Hasta el momento, ha recaudado 70,1 millones, el 35% del total, para hacer frente a la situación causada por la guerra.

España no permanece al margen de esta crisis. Solo en 2018, un total de 478 yemeníes solicitaron asilo en nuestro país como refugiados en España.

Etiquetas
stats