Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
La portada de mañana Domingo, 16/06/2024

El Gobierno remite a Europa un informe sobre la alta concentración de ozono en Córdoba

Estación de medición de la Asomadilla | JUNTA DE ANDALUCÍA

Alfonso Alba

0

Córdoba registró durante el pasado año 2018 episodios de concentraciones de ozono (O3) y de superación del valor objetivo de dicho elemento para la protección de la salud. La contaminación por ozono troposférico causa cada año 17.000 muertes prematuras en la Unión Europea, 1.800 de ellas en España. Por eso, la Unión Europea (de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud) fija unos niveles máximos de emisión en el aire que se respira en las ciudades.

Así consta en el 'Informe de evaluación de la calidad del aire en España 2018' del Ministerio para la Transición Ecológica que España remitirá a la Comisión Europea antes del 30 de septiembre, y que detalla la situación de las distintas zonas respecto a los valores legislados. La situación del aire en Córdoba, por tanto, será analizada por las instituciones europeas.

¿Qué es el ozono?

El ozono troposférico, también conocido como ozono “malo” por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre la luz solar y el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias.

Por inhalación, provoca un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares. El ozono, además de para las personas, es también tóxico para la vegetación, dañando los bosques y reduciendo la productividad de los cultivos.

El ozono troposférico es el contaminante que presenta en España una mayor extensión y afección a la población y a la vegetación, con unos niveles al alza. Esto se debe al incremento de las temperaturas medias y de las situaciones meteorológicas extremas (olas de calor) durante la primavera y el verano, por efecto del cambio climático.

Datos en Andalucía

En Andalucía, los resultados de la evaluación de la calidad del aire en 2018 evidencian también que no se ha producido superación del valor límite horario de dióxido de nitrógeno en el año 2018, pero sí se superó el valor límite anual de dicho compuesto en la zona de Granada y su área metropolitana, como consecuencia de los niveles alcanzados en la estación 'Granada-Norte', de tipo urbana de tráfico.

Las emisiones que afectan a los niveles de calidad del aire medidos en esta estación son, “principalmente, debidas al tráfico rodado”, y, según se advierte en el informe, “el problema se agrava debido a la climatología de la ciudad y a la orografía del terreno, que favorecen la acumulación de este contaminante debido a la baja capacidad de dispersión durante la época invernal”.

Por otro lado, la zona de Villanueva del Arzobispo (Jaén) es la única andaluza en la que se superó el valor límite diario de partículas, algo que tiene su origen “en las actividades de combustión de biomasa en las instalaciones de calefacción doméstica, residencial e institucional”, que “maximizan sus emisiones durante los meses más fríos del año”. Además, también se considera “la quema de restos agroforestales como actividad importante en el incremento de los niveles de partículas” en esta estación.

De igual modo, en 2018 se detectaron superaciones en la media anual de ozono para la protección de la salud en las zonas de Córdoba, la industrial de Carboneras (Almería); Granada y área metropolitana, la nueva zona industrial de Huelva y la nueva zona de Sevilla y área metropolitana, entre otras.

Según alerta el informe, las concentraciones de ozono suponen “un problema en gran parte de las zonas” en las que se divide el territorio andaluz y afectaron en 2018 a un total de ocho zonas. La presencia de niveles altos de ozono en Andalucía “viene influenciada por la alta radiación solar de esta comunidad autónoma durante la época estival, unido a la presencia de contaminantes primarios que participan en su formación, como los óxidos de nitrógeno y los compuestos orgánicos volátiles”.

Por otro lado, en la red de Andalucía se han registrado desde 2011 superaciones del valor límite anual de dióxido de nitrógeno, pero no se ha superado ningún año el valor límite horario de este contaminante.

Concretamente, a lo largo del periodo considerado se han producido “reiteradamente” superaciones del valor límite anual de dióxido de nitrógeno en la zona de Granada y área metropolitana, si bien, en los años 2012, 2013 y 2014, dicha zona disponía de una prórroga de tres años del plazo fijado para cumplimiento de este valor límite (2010) concedida en 2012 por la Comisión Europea, de modo que no se llegó a superar el valor límite anual más el margen de tolerancia.

Las otras zonas que han superado dicho valor de dióxido de nitrógeno en este periodo fueron la de nueva zona Sevilla y área metropolitana en 2011, y Córdoba en 2015.

Finalmente, en relación con las partículas (PM10), únicamente se han registrado desde el año 2011 en la red de Andalucía superaciones del valor límite diario, no del valor límite anual, en zonas como la industrial de Bailén (Jaén), Córdoba, Granada y área metropolitana, Málaga y Costa del Sol y Villanueva del Arzobispo.

El Gobierno central y una decena de comunidades autónomas, entre las que se encuentra Andalucía, acumulan una década de retraso en la redacción de los preceptivos Planes de Mejora de la Calidad del Aire.

En el conjunto de España, la calidad del aire mejoró ligeramente en 2018 respecto al año anterior, aunque esta mejoría es menos significativa en los contaminantes ligados a los entornos metropolitanos y al tráfico y que son, precisamente los más nocivos para la salud, es decir dióxido de nitrógeno (NO2), partículas (PM10) y ozono (O3).

En concreto, el estudio evalúa dióxido de azufre (SO2), dióxido de nitrógeno (NO2), óxidos de nitrógeno (NOx), partículas (PM10 y PM2,5), plomo (Pb), benceno (C6H6), monóxido de carbono (CO), ozono (O3), arsénico (As), cadmio (Cd), níquel (Ni) y benzo(a)pireno (B(a)P).

Además, se han realizado mediciones indicativas de las concentraciones de otros hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) distintos al B(a)P. Estos compuestos orgánicos pueden llegar a ser perjudiciales para la salud y están asociados a procesos de combustión y a compuestos como el petróleo, el carbón o el alquitrán.

Etiquetas
stats