El Gobierno del PSOE también descarta construir un mercado gourmet en el Pósito

Interior del antiguo Pósito de la plaza de la Corredera | MADERO CUBERO

"Dado que en el año 2017 desde el Ayuntamiento de la ciudad se comunicó a Mercasa la imposibilidad de disponer del inmueble, se informa que la actuación prevista resulta inviable". El Gobierno de Pedro Sánchez no se ha movido ni un ápice de la postura que ya mantenía el Ejecutivo de Mariano Rajoy sobre uno de los grandes proyectos del mandato anterior en la plaza de la Corredera: construir un mercado gourmet en el edificio del Pósito, cerrado a cal y canto desde hace décadas.

El diputado socialista Antonio Hurtado ha calcado la pregunta que a principios de año remitió al Gobierno de Rajoy, pero ahora dirigida al nuevo Ejecutivo. A finales de septiembre, el Ministerio de Industria, titular de la empresa pública Mercasa, que era la que dirigía la iniciativa, volvía a recordar lo que ya dijo en mayo: el proyecto actualmente es inviable.

En su respuesta, el Gobierno señala que el proyecto había sido viable de haber podido ocuparse todo lo previsto inicialmente. Es decir, el actual mercado de abastos, que se iba a trasladar al solar del Cine Andalucía. Esta iniciativa contó con la negativa de los placeros, que se plantaron, y también de la oposición, que una vez en el Gobierno descartó definitivamente este traslado.

Ahora, la reforma del Pósito se queda definitivamente en el aire. El edificio es de titularidad municipal, pero inviable para abrir al público sin un proyecto concreto. Incluso se llegó a especular con la posibilidad de que un importante empresario de la ciudad se hiciese con la concesión de este mercado. Finalmente, todo quedará en la hemeroteca y en los archivos municipales.

¿Cómo era el proyecto?

¿Qué se preveía hacer en el Pósito? Se aspiraba a un proyecto que contenga una zona de mercado dedicada a la promoción de la gastronomía local y muy vinculado y complementario a la actividad del Sánchez Peña. En este mercado se promocionarían el valor y la calidad de los productos cordobeses y de las diferentes denominaciones de origen de la provincia para potenciar el turismo gastronómico.

El proyecto miraba también hacia el patrimonio de la ciudad y la promoción de la cultura, ya que diseña la implantación de otra zona en la que se prevé la creación de un centro de interpretación. Su función sería destacar el valor histórico del Pósito, cuya construcción data del siglo XVI y es todavía un gran desconocido para la ciudadanía al estar cerrado desde los años ochenta.

Junto al mercado y al Centro de Interpretación, la apuesta del equipo de gobierno pasaba por la puesta en marcha de una tercera zona en el inmueble en la que se proyecta la creación un gran espacio expositivo que sirva para la promoción de la cultura en un entorno singular.

En este estado de definición del proyecto no se descartaba la opción de una cuarta zona que abriría al público un espacio insólito: la parte superior del Pósito en la que se contempla la opción de una zona de restauración. Esta posibilidad dependía tanto de cuestiones técnicas, como de la inversión que sería necesaria para una importante reforma. La zona ya de por sí está cargada de condicionantes. Desde el primer momento, se preveía compleja porque se trata de un Bien de Interés Cultural (BIC).

Etiquetas
stats