Futuros ganaderos de toda España buscan profesores que les den clase en un pueblo de Córdoba

.

Empar es valenciana y vive de alquiler en Fuente Obejuna, a donde se ha trasladado para aprender a ser una futura ganadera en el ciclo formativo de Ganadería y Bienestar Animal que la Junta creó hace años en este municipio. Empar solo tiene dos horas de clase al día y ve cómo el tiempo de las evaluaciones se le echa encima sin que tenga los profesores suficientes para prepararse. Este viernes por la mañana, junto a casi una treintena de compañeros de ciclo formativo, Empar ha protestado ante la Delegación Provincial de Educación de la Junta de Andalucía por la falta de profesores que impide el normal funcionamiento de las clases.

Los alumnos, que han portado pancartas y que han exigido verse con los responsables de la Delegación, aseguran que necesitan al menos dos profesores. La falta de un titular de Veterinaria y otro técnico hace que tan solo tengan dos horas de clase al día. Los que peor lo tienen son los alumnos de primero, que dan tan solo tres horas de clase a la semana.

El portavoz de los estudiantes, Josué Roldán, destacó que "desde septiembre estamos esperando a que las vacantes sean ocupadas". "Siempre nos dicen que la semana siguiente, pero nunca ocurre", ha lamentado. Ante esa situación, los estudiantes han decidido plantarse en Córdoba, ante la Delegación de Educación.

Los estudiantes han lamentado que los profesores de Fuente Obejuna estén ahora en Pozoblanco, creando otro ciclo formativo similar. Mientras, en la localidad mellariense se pasan las jornadas sin que estos alumnos, futuros ganaderos que lucharán contra la despoblación, tengan quien les dé clase. "Estamos empezando las prácticas en empresas sin que tengamos una base teórica", lamentaban.

Etiquetas
stats