Una familia se querella por un caso de klebsiella de 2013

.
El escrito considera que los responsables de la unidad de Enfermedades Infecciosas, el jefe de Medicina Preventiva y el exdirector gerente de Reina Sofía cometieron una imprudencia profesional grave que supuso un homicidio imprudente

José Navarro murió el 15 de noviembre de 2013. En el informe de su fallecimiento, el hospital Reina Sofía indica que los motivos fueron una insuficiencia respiratoria parcial grave. Pero su familia y el abogado de ésta, Federico Medina, no lo creen así. “Pensamos que su muerte se aceleró debido a la presencia de la bacteria klebsiella pneumoniae en su organismo y a la falta de seguimiento médico”, señaló el letrado. El caso de Navarro se incluyó este verano en la demanda colectiva que impulsó la Defensora del Paciente entre los familiares de personas que habían fallecido con la presencia de la misma bacteria. Aquellas 16 demandas fueron todas archivadas por la Fiscalía de Córdoba.

El escrito considera que los responsables de la unidad de Enfermedades Infecciosas, el jefe de Medicina Preventiva y el exdirector gerente de Reina Sofía cometieron una imprudencia profesional grave que supuso el homicidio imprudente del paciente. Por una vía paralela, la familia quiere pedir una indemnización económica de 300.000 euros.

Navarro, que padecía de diabetes, ingresó por primera vez en el hospital el 2 de junio de 2013, aquejado de una subida de azúcar y una insuficiencia renal grave. Durante los 15 días que se mantiene ingresado, se le detecta la presencia de la bacteria klebsiella y en un cultivo se da con el antibiótico indicado para tratar esa variedad determinada. El 17 de junio, José Navarro recibe el alta, pero el abogado Federico Medina destaca en su escrito que los facultativos “en ningún momento establecen un protocolo personalizado de vigilancia y control para microorganismos multirresistentes”.

Según reza la querella, “una vez en su domicilio, se produce un continuo y evidente deterioro de la salud del paciente por infecciones de repetición, siendo así que es sabido y conocido que ese era y es el problema del mismo: las infecciones de repetición; que son las que le producen una descompensación de la diabetes, nueva descompensación de la insuficiencia renal crónica y produce una insuficiencia respiratoria; y, todo ello, va produciendo un empeoramiento de su polineuropatía, deterioro de su sistema nervioso central...”. Finalmente, el 8 de agosto, regresa al hospital, de donde saldrá el día 11.

El escrito del abogado señala que, de nuevo en casa, “se produce un continuo y evidente deterioro de la salud del paciente por infecciones de repetición”, hasta que el 30 de octubre vuelve a ser ingresado. “Pero esta vez ya nunca más recibirá el alta hospitalaria, pues fallece en dicho centro sanitario a los 16 días, o sea, el 15 de noviembre de 2013 a las 19.00”, concluye la querella.

Etiquetas
stats