Enresa busca asumir los acuerdos con los municipios de El Cabril

.
El director de la antigua fundación afirma que no se adeuda nada a los ayuntamientos

En medio de la tormenta desatada por la posible ampliación del cementerio nuclear de El Cabril, el director-gerente de la Fundación Enresa, Arturo González López, ha respondido a los cuatro alcaldes de los municipios colindantes con el almacén radiactivo y que el lunes reclamaron que la Empresa Nacional de Residuos mantenga las ayudas económicas a los pueblos. Los regidores pidieron que se cumplan los convenios retrasados y los que esperaban para el presente año. González López ha dicho que "a los ayuntamientos no se les debe nada, ya que el último convenio data de 2013 y ese se está cumpliendo o se cumplirá si no se han completado todavía los gastos".

En cuanto a las ayudas que los regidores de Hornachuelos y Fuente Obejuna (ambos en Córdoba) y Alanís y Las Navas (en Sevilla) esperaban para 2014, el director-gerente ha insistido en que dependían de si hay o no dotación presupuestaria para hacerlos, "y no se puede dar [dotación] a una entidad que ya no existe", dijo en referencia a la Fundación Enresa, que durante 25 años se encargó de tramitar las ayudas y que desapareció a finales del año pasado por orden del Gobierno. "Por lo tanto, estamos intentando asumir ciertos compromisos desde Enresa y no desde la Fundación, que ya no existe", señala González López. "Si la ley nos lo permite trataremos de cumplir aunque sea a través de otros convenios diferentes y con una empresa mercantil y no una fundación", ha avanzado.

González López ha asegurado que la voluntad de Enresa es "tratar de continuar con las extraordinarias relaciones que hemos mantenido con los municipios del entorno de El Cabril, pero dependemos de unas dotaciones presupuestarias que nos las tienen que autorizar los representantes del Gobierno".

En cuanto a la ampliación, la directora de El Cabril, Eva Noguero ha insistido en que cualquier futura ampliación se encuentra en una fase muy incipiente y que "Enresa solo está estudiando si es viable construir celdas de almacenamiento similares a las que hay para baja y media intensidad sin aumentar ni modificar el límite radiológico que tenemos". La directora del cementerio nuclear recuerda que "para abordar cualquier actuación tendrá que abordarse en la línea del Plan General de Residuos Radioactivos", al tiempo que ha subrayado que "no se ha hecho ninguna solicitud a ningún organismo, estamos esperando el permiso definitivo para construir la segunda celda de residuos de muy baja intensidad".

Etiquetas
stats