Todos los embalses de Córdoba superan el 90%

.
El Guadalquivir está a punto de desbordarse en las parcelaciones de Alcolea y el aeropuerto, pero el cierre de compuertas en San Rafael de Navallana lo impide

Todos los embalses de la provincia de Córdoba están en unos márgenes históricos y superan el 90% de su capacidad. Sólo el Vadomojón, en el río Guadajoz, está al 88% de su capacidad, pero es porque no se puede llenar más por una cuestión técnica y de seguridad. La media que han alcanzado los embalses en la provincia de Córdoba es histórica. Según los datos reportados por el Sistema de Automatización de Información Hidrológica (SAIH) del Guadalquivir, a las 20.15 de la noche los embalses estaban a una media del 93,35%. Dos pantanos (el Yeguas y el Martín Gonzalo) superaban incluso el 100% de su capacidad y estaban, literalmente, rebosando agua.

Mientras tanto, los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) se las ven y se las desean abriendo y cerrando embalses para evitar las temidas inundaciones. Esta tarde, el Guadalquivir ha estado a apenas 20 centímetros de desbordarse. El río grande de Andalucía bajaba con un caudal superior a los 1.100 metros cúbicos por segundo en Villafranca de Córdoba. A las 18.00, el azud de Alcolea llegó a registrar una altura de 4,9 metros, justo en el límite de la anegación. De hecho, los vecinos miraban temerosos al arroyo Guadalbarbo. Si el Guadalquivir baja crecido, este arroyo no puede desaguar por el efecto pantalla e inunda Alcolea. El arroyo comenzó a remontar cuando el Guadalquivir alcanzó su máximo. Protección Civil, que acudió a la barriada, se temió lo peor. Pero ya a partir de las 19.00 el río volvió a bajar y descendió el peligro de desborde.

Los técnicos de la CHG lograron evitar que el Guadalquivir se desparramara cerrando las compuertas del embalse de San Rafael de Navallana, muy próximo a la capital. Con el caudal que arrastraba el río por Villafranca y el pantano abierto, las inundaciones se daban por seguras. Pero se evitaron “por muy poco”, según reconocieron fuentes de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Sin embargo, mientras se abren y cierran compuertas, las escorrentías por las fuertes lluvias del pasado jueves y las últimas precipitaciones han provocado que el nivel de los pantanos siga creciendo a un ritmo imparable. Así, San Rafael de Navallana estaba a las 20.15 al 95,33% de su capacidad. Su pantano hermano, que sí estaba abierto, superaba también el 95%. A este mismo nivel está también el mayor pantano de Andalucía, Iznájar, que no ha parado de subir desde el inicio de las lluvias. Sus compuertas se abren de vez en cuando pero sólo aporta unos 30 metros cúbicos por segundo por los cerca de 130 metros cúbicos por segundo que le entran.

La Breña II también ha alcanzado su máximo histórico y ha superado por primera vez en su corta vida el 90% de su capacidad. La Breña II hace embalse sobre el río Guadiato, muy regulado. Aguas arriba está Puente Nuevo (también por encima del 90%) y Sierra Boyera (en los mismos niveles), recogiendo toda el agua que cae sobre el Valle del Guadiato. Mientras, un embalse que está abierto desde el miércoles y que pese a ello no baja de nivel es el Bembézar, al 95% también.

Mientras tanto, las previsiones siguen apuntando a que seguirá lloviendo durante los próximos días. Para el domingo la probabilidad es del 100% según la Agencia Estatal de Meteorología. Tanto el lunes como el martes la probabilidad también es alta, según las previsiones.

Etiquetas
stats