Detenido en Córdoba uno de los mayores pedófilos del mundo

.
El acusado, de 32 años, tenía medio millón de imágenes de niños desnudos que había obtenido mediante coacción, engaño y extorsión | Se calcula que hay unas 10.000 víctimas en todo el mundo

La Policía Nacional ha detenido en Córdoba a uno de los mayores distribuidores de pornografía infantil del mundo. Según han informado esta mañana en rueda de prensa los agentes que lo han detenido y que han desarrollado una compleja investigación, el arrestado, cordobés de 32 años, había obtenido más de medio millón de imágenes de alto contenido pedófilo mediante la coacción, el engaño y la extorsión y a través de las redes sociales. Los agentes calculan que el número de víctimas también es muy elevado: unas 10.000 en total, de las que 2.000 serían de nacionalidad española y unas 50 residentes en Córdoba.

La operación se inició después de una denuncia que interpusieron los padres de uno de los niños supuestamente coaccionado. Los padres comprobaron que su hijo se había hecho fotos desnudo y que se las estaba intercambiando a través de redes sociales con una supuesta adolescente. Inmediatemente después a la interposición de la denuncia los agentes iniciaron la investigación. Lo primero que comprobaron es que el perfil de la red social sospechosa era falso y que el mismo tenía agregado a niños de entre 13 y 14 años. Todos eran masculinos. De hecho, entre las 500.000 imágenes no hay ninguna de una niña.

Conforme avanzaba la investigación, en principio centrada solo en Córdoba, los agentes pudieron comprobar que unos 50 niños habían enviado fotos a este perfil. Los investigadores contactaron con ellos y comprobaron que en todos los casos la forma de interactuar con los menores coincidía, según ha explicado el inspector de la Policía Nacional que ha dirigido la operación, Francisco López. Las víctimas aceptaban la petición de amistad de una supuesta joven para contactar con ellos por el chat privado de la red social (Facebook) y entablaban una conversación que derivaba en la petición de fotografías y vídeos de alto contenido sexual.

Según la tesis del inspector, que dirige la unidad de Delincuencia Económica y Tecnológica de Córdoba, cuando “este depredador” obtenía las imágenes las usaba para chantajear y amenazar a los menores con divulgarlas si no enviaban nuevo material. De hecho, le llegó a exigir que enviasen fotografías de sus hermanos pequeños desnudos (algunos de dos y tres años) y que hiciesen otras en piscinas y en los vestuarios de los recintos deportivos a los que acudían.

Ante la gravedad de los hechos, la Policía Nacional (en colaboración con expertos privados en informática y hacking ético) iniciaron una compleja investigación para dar con el supuesto pedófilo. La investigación fue complejísima porque el arrestado, que es un ingeniero técnico de sistemas y experto informático, usaba las redes wifi de sus vecinos para conectarse a internet y cometer este tipo de delitos. De hecho, los agentes llegaron a investigar a un total de 150 vecinos del entorno en el que vivía el principal acusado. Uno a uno, la Policía fue descartando a cada vecino que comprobaba que no poseía este tipo de material.

Finalmente, se dio con el joven de 32 años, soltero y cuya única actividad era la de buscar fotografías de pornografía infantil. De hecho, los agentes aseguran que trabajaba con empeño en esto desde las 11.00 de la mañana hasta las 4.00 de la madrugada. Cuando los agentes entraron en su vivienda, la registraron durante seis horas. En ese tiempo, los agentes inspeccionaron tres ordenadores en los que se encontró abundante material pornográfico de carácter pedófilo, procediendo a su inmediata detención. Actualmente, está en prisión preventiva por orden del titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Córdoba que le acusa de los delitos de corrupción de menores, posesión y distribución de pornografía infantil, amenazas y defraudación de telecomunicaciones.

De un primer análisis de los ordenadores, los investigadores pudieron comprobar que el detenido era el creador y usuario de los perfiles investigados, así como de al menos otros tres perfiles que según sus propias manifestaciones había utilizado para los mismos hechos desde hacía más de dos años. Solo en uno de los perfiles que esta persona había estado usando durante mes y medio aproximadamente había logrado agregar a 383 jóvenes. También se ha podido comprobar en otro perfil de una conocida red social, creada recientemente, figuraban alrededor de 40 menores como amigos, muchos de los cuales ya le habían remitido imágenes delicadas que las había recibido en diversas aplicaciones de correo electrónico. El pedófilo también tenía habilitada una aplicación de vídeo llamadas para poder ver a los menores usando la webcam en directo.

En la inspección inicial de los ordenadores se localizaron alrededor de 500.000 archivos de imagen y vídeo. Todas están siendo revisadas para identificar a las víctimas.

Mientras, los agentes siguen investigando para ver el destino de todas estas imágenes y saber si el arrestado se ganaba la vida vendiendo este monumental material delictivo a pedófilos de medio mundo.

Etiquetas
stats