El delegado de Medio Ambiente acusa al PP de “manipular” con el vertido al río

Peces muertos aparecidos en uno de los tramos del río | LARREA

El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta en Córdoba, Francisco de Paula Algar, ha exigido este viernes al PP que “deje de manipular a la opinión pública con motivo del vertido de orujo al río Guadalquivir” y le ha reprochado su “deslealtad institucional y su nulo interés por resolver los problemas de Córdoba”.

En un comunicado, Algar ha expresado su “sorpresa” porque el diputado autonómico del PP por Córdoba Miguel Ángel Torrico pidiese su dimisión a cuenta del vertido, cuando “debería conocer sobradamente que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio no tiene competencias sobre las licencias de explotación de las balsas de orujo, como tampoco de la Cuenca del Guadalquivir, ya que esta última es competencia exclusiva de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente”

En consecuencia, Algar está “sorprendido porque el parlamentario popular pida explicaciones a la Consejería de Medio ambiente, en lugar al Gobierno de la Nación, por las actuaciones llevadas a cabo y sobre las que se pretenden realizar, así como por las medidas de responsabilidad medioambiental”.

En este sentido, el delegado ha afirmado que Torrico “miente y confunde cuando se refiere a la gestión realizada desde la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio” y se pregunta el delegado “si la actuación del Ministerio en la recogida de las 4,5 toneladas de peces muertos ha sido la idónea, ya que no se ha dado información sobre los días que se prolongó dicha recogida y si se emplearon todos los medios necesarios o si se pudo haber realizado en un menor tiempo, evitando de esta forma la imagen del Guadalquivir y los olores que producían en algunos tramos estos peces muertos”.

El delegado de Medio Ambiente entiende que “el Partido Popular intenta obtener un rédito político aprovechando cualquier desastre natural y que Miguel Ángel Torrico ha creado una cortina de humo derivando la atención de la ciudadanía y los medios de comunicación sobre la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que no tiene ninguna competencia que le permita actuar en este siniestro, más allá de las potestades que le atribuye la Ley de Flora y Fauna, que está ejerciendo como corresponde”.

El delegado ha indicado que la Junta levantó acta del vertido “en cuanto se tuvo conocimiento, haciendo un seguimiento -ya que Medio Ambiente no puede actuar sobre dicho vertido-, recabando la información necesaria y abriendo diligencias para la incoación del correspondiente expediente sancionador, para, en su caso, sancionar y obligar a la reparación del daño causado en el ámbito” de sus potestades y de lo cual ha informado.

Algar ha señalado que el parlamentario del PP “intenta de manera burda evitar centrar la atención en el responsable en la cuenca del Guadalguivir y de las actuaciones a realizar, que no es otro que el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente”.

Respecto al conocimiento por parte del Gobierno central del vertido a través de la información de los Agentes del Medio Ambiente, Algar ha recordado al PP que “las funciones de vigilancia del dominio público hidráulico son encomendadas al servicio de guardería fluvial dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente”.

En consecuencia, “en lugar de pedir información a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, debería hacerlo a la ministra del ramo, para que explicase cuáles han sido los motivos por los qué la Guardería Fluvial no detecto a tiempo el vertido, siendo los competentes de su vigilancia”.

En este sentido Algar ha subrayado que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir “tuvo conocimiento” del vertido “a través de la Consejería de Medio Ambiente y no por los obligados a la vigilancia, es decir, la Guardería Fluvial”.

Por todo ello, Algar ha exigido a Torrico que “no enturbie las buenas relaciones de cooperación y colaboración entre la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y la Delegación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, ya que se trabaja coordinadamente, dentro de la buena relación que debe de regir y en este caso rige entre dos administraciones que velan por el cuidado del Medio Ambiente, cada una dentro de sus competencias”.

“Ahora lo que se trata --ha concluido-- es de determinar las causas, el causante y, en su caso, sancionar y obligar a reparar los daños que se hayan producido en el Medio Ambiente, cada uno dentro de sus competencias. En ello estamos y en ello vamos a continuar”.

Etiquetas
stats