Debate sobre el estado del cogobierno... y de la oposición

.
El Pleno extraordinario convocado a instancias de PP, Ciudadanos y UCOR se convierte en un cruce de reproches entre los ediles de la oposición y los que apoyan al gobierno municipal | Se habló más de política que de la ciudad

En un debate tan encorsetado (diez minutos por portavoz, más cinco minutos de réplica y dos de contrarréplica) no se esperaba nada especial, ni que se alcanzara ninguna solución global. El Pleno extraordinario que ha acogido esta mañana el Ayuntamiento de Córdoba ha sido un poco más de lo mismo a lo que vienen siendo las sesiones ordinarias que se celebran en Capitulares. Más y tú más, que acuerdos concretos, o planteamientos muy globales para soluciones efectivas de ciudad. En un debate así también es muy difícil.

El Pleno extraordinario se convirtió más en un debate sobre el cogobierno y también sobre la oposición que dibujó una imagen ya trazada y que es hasta visual en el salón de plenos: el PP, Ciudadanos y UCOR sentados en una bancada con el PSOE, IU y Ganemos en la de enfrente. Matices los había, claro está. Uno, que Ciudadanos se niega a que se le identifique con la derecha. Otro, que Ganemos se niega a que se le identifique con el PSOE o IU. Pero ambas formaciones, pese a los matices, votan y están de acuerdo en determinadas cuestiones dentro de esas especie de política de bloques que se ha impuesto en Capitulares.

El debate arrancó puntual. A las 10:00 de la mañana ya estaban todos preparados para una sesión que apenas duró tres horas, con la interrupción de los tres minutos de silencio que se convocaron. El bloque de la oposición quiso cambiar el orden de las intervenciones. El portavoz de UCOR, Rafael Carlos Serrano, indicó que "así lo hemos acordado", refiriéndose a PP, Ciudadanos y su grupo. El acuerdo era que se hablara en orden de grupo mayor a grupo menor. La alcaldesa, Isabel Ambrosio, le reprochó que no se le hubiera comunicado el cambio, que eso se acordaba en junta de portavoces y que el reglamento lo impedía. Así que el Pleno empezó así. Mal.

Arrancó el portavoz de UCOR, que afeó al equipo de gobierno que no haga caso a las propuestas que su formación ofrece. "Nos pedís que aceptemos vuestras propuestas pero lo que os proponemos tampoco lo hacéis. Gobernais para una parte de Córdoba olvidando a la otra. Aquí no estamos para dividir, estamos para aportar entre todos", dijo Rafael Carlos Serrano. Además, planteó tres acuerdos globales y rechazó que el Pleno se reúna para hablar "de los mismos temas" desde hace año y que no se solucionen.

Continuó el concejal de UCOR, David Dorado, solo para pedir que constase en acta que renunciaba a la dieta que le correspondía por asistir al Pleno extraordinario (fue el único que lo dijo abiertamente). Le siguió su portavoz, José Luis Vilches, para insistir en que el Pleno se había convocado gracias a Ciudadanos, que había logrado sumar los votos del PP y UCOR, pero no por una decisión propia de la alcaldesa. Vilches además atacó a Ambrosio, por decir que Ciudadanos era "la misma derecha de siempre". "Nos insulta. Es la vieja política de los partidos. No ha entendido que queremos hacer un modelo distinto de la política. Nos interesan los ciudadanos y no los viejos partidos", dijo. "No, señora alcaldesa. No, señora alcaldesa. Le sentaría tan mal si yo le dijera que usted es la otra cara de IU o de Ganemos. Usted es la alcaldesa de todos nosotros", agregó.

A continuación llegó el turno del PP. El portavoz, José Antonio Nieto, consumió solo una parte del tiempo de su grupo y cedió la palabra al viceportavoz José María Bellido. Según Nieto, "se han adoptado distintas decisiones" en los últimos días, como su nombramiento como candidato al Congreso, "para que unos tengamos la tentación de meter este Pleno en campaña y otros para que no". Por eso, y tras denunciar que su gobierno no tuvo apenas tiempo sin oposición. "Ni 100 minutos. El mismo día que tomaba posesión un nutrido grupo de IU nos esperaban al grito de no hay pan para tanto chorizo", dijo.

Mientras, Bellido sostuvo que en los 176 días del nuevo gobierno "nos hemos visto para asuntos menores pero ni una sola vez en junta de portavoces para asuntos de ciudad. Ni uno solo. Este pleno es para ver lo que se había parado no para sus asuntos de gobierno. Ha sido usted más presidenta de este pleno que alcaldesa de Córdoba". "Su única distinción es desmontar lo que había antes. No gobernar para todos. Le pedimos que gobierne. Aprovechar los proyectos y que gobierne para todos", sostuvo el viceportavoz popular, al tiempo que dijo que Ambrosio es "la alcaldesa con más votos de la historia de Córdoba".

Tras una breve intervención de dos colectivos, el sindicato de ferroviarios y la plataforma del Metrotrén, que reclamaban el impulso a estas obras, tomó la palabra el portavoz de Ganemos, Rafael Blázquez, que rechazó entrar en el cuerpo a cuerpo con la oposición. Blázquez sostuvo su discurso en las políticas medioambientales y la lucha contra el cambio climático, además de en el "plan de rescate ciudadano. Vamos a tener que estar muy pendiente de que los recursos tengan posibilidad real de éxito. Ganemos ahí no va a escatimar esfuerzo". Blázquez sostuvo su demanda en dos medidas: "Afrontar ya la emergencia social" y en "fomentar medidas que impulse la creación de empleo sostenible sin agravar la situación mientras iniciamos cambio de rumbo y transición hacia otro modelo".

Por IU tomó la palabra su portavoz y primer teniente de alcalde, Pedro García, que centró su intervención en defender las 51 medidas del pacto de gobierno que firmó con PSOE e IU, y en atizar la herencia recibida del anterior gobierno municipal. Así, dijo que dos de las gestiones del PP entre 2011 y 2015 "se estudiarán en las universidades". En este sentido, señaló la "magistral gestión del plan Urban", ya que "a día de hoy hay obras que no han sido empezadas y deberían haber estado hace un año". "Lo que nos va a costar a los cordobeses el plan Urban está sin cuantificar, pero les aseguro que es imperdonable", expresó. Al mismo tiempo se refirió al "Plan turístico de grandes ciudades", con la "mayor parte de inversiones sin empezar". "A algunos se les va a quedar la cara de estatua cuando vean en qué nos hemos gastado dinero que era finalista", señaló.

En el mismo sentido de la herencia recibida habló la portavoz del PSOE, Carmen González Escalante: "Para hablar a dónde vamos, hay que explicar dónde estamos y de dónde venimos", resumió al principio. "Nos encontramos con Ayuintamiento con servicios públicos desmantelados o privatizados. La reforma de la administración local ha provocado reducción de 179 personas en la plantilla municipal", agregó. "El Ayuntamiento había dejado de mirar a los ciudadanos y la ciudad estaba hastiada de falta de diálogo y participación", expresó, para recriminar que la oposición hable ahora de falta de diálogo. "El Gobierno municipal se miraba al ombligo y era incapaz de resolver el problema de los ciudadanos. Los vecinos no participaban", consideró.

En el segundo turno y en la contrarréplica el discurso del Pleno siguió igual de enrocado que al principio. El PP defendiendo su gestión, PSOE e IU atacando la herencia recibida, Ganemos buscando la diferencia, al igual que Ciudadanos y UCOR, que reclamaban acuerdos globales. Para concluir intervino la alcaldesa, Isabel Ambrosio, que pidió "respeto, lealtad institucional y responsabilidad. Ninguno de estos tres elementos se han tenido en cuenta para convocar este pleno. Saben cuáles son los proyectos que van a continuar y saben qué fue a lo que nos forzó la ciudadanía en mayo: a poner la atención en las políticas sociales y en un cambio de modelo". Así concluyó el primer Pleno extraordinario del mandato.

Etiquetas
stats