La confrontación de bloques políticos replica en el Pleno la fractura del Congreso

Pleno de enero de 2020 en el Ayuntamiento | ÁLEX GALLEGOS

El Pleno del Ayuntamiento de Córdoba se convirtió este jueves en una réplica de la confrontación de bloques que se ha vivido estos días con la reciente investidura del presidente Pedro Sánchez, entre los apoyos recibidos y quienes se han opuesto. Lejos de debatir un asunto local, los grupos del gobierno municipal, PP y Ciudadanos, han querido traer a Capitulares sendas mociones con el mismo tema -los apoyos independentistas del nuevo Gobierno-, para que cada grupo político se retratara en su posición. Y ese retrato no ha sido ni más ni menos que lo que se sabía: la misma imagen que se pudo ver en el Congreso de los Diputados, con PSOE, IU y Podemos (Unidas Podemos) defendiendo su pacto para recabar apoyos de ERC, PNV y Bildu entre otros, frente a PP, Ciudadanos y Vox, atacándolo.

No se sabe si porque se sabía de antemano la posición de cada cual y no se iba a convencer al adversario, porque el debate fue el último de una larga sesión plenaria o porque el asunto tocaba de lejos al cordobés de a pie, el caso es que la puesta en escena de cada grupo político en el debate de estas mociones en el Pleno distó mucho, eso sí, de la bronca y el tono agrio visto en el Congreso estos días. Cada cual afianzó la postura de su partido siguiendo el argumentario oficial y el debate en Capitulares se ciñó a eso en un tono mucho más comedido, tan solo entreverado con las habituales pullas entre algunos concejales.

La moción que presentaba el PP era ya toda una declaración de intenciones en su título: “Solicitar al Congreso de los Diputados que se interpele al presidente del Gobierno sobre los acuerdos alcanzados con independentistas y populistas y se rechace la actuación de un presidente que ha pactado con aquellos que quieran acabar con el consenso constitucional y la igualdad de todos los españoles”. Y a ella se sumaba la moción que, aparte, presentaba sobre el mismo asunto Ciudadanos: “Sobre el apoyo a los órganos constitucionales y para instar al actual Gobierno de España a no realizar concesiones a los grupos independentistas”. Las dos propuestas se unificaron en un único debate, puesto que el asunto era el mismo y la posición de los grupos políticos, también, la misma: el bloque de PP, Ciudadanos y Vox -con mayoría en el Pleno- consiguió aprobar ambas mociones, con el voto en contra de la bancada de la izquierda con PSOE, IU y Podemos, las tres formaciones que están hoy en el Gobierno central.

La intención de traer este asunto al Pleno del Ayuntamiento la dejó clara la portavoz de Ciudadanos, Isabel Albás, en su intervención: “La izquierda tiene un papelón curioso, explicarle a los cordobeses dónde se encuentran: si defienden verdaderamente la unidad de España o no”. Y, cada cual con su argumentario, replicó lo que su partido ha dicho en Madrid.

Retrato del debate

El retrato de este debate municipal dejó al PP en su defensa del “consenso constitucional y la igualdad de todos los españoles” y criticando el “pacto con independentistas que buscar subvertir la legalidad” que en las palabras de su portavoz, Miguel Ángel Torrico, ha llevado a cabo Pedro Sánchez. “Lo que procede como cordobeses y constitucionalistas es, por lo menos, no estar callados y defender por encima de los intereses partidistas a España, la convivencia democrática y la Constitución”.

En ese mismo sentido se expresaba Ciudadanos, que criticaba a Pedro Sánchez por “entregar la llave de la gobernabilidad a Bildu, ERC o BNG fomentando la desigualdad de todos los españoles”, en un pacto con “quienes quieren romper España” y que, en opinión de Albás, generará “españoles de primera y de segunda”.

A su lado, Vox apoyaba ambas mociones de PP y Ciudadanos, aunque también les soltaba un dardo: si se trataba de defender la Constitución, a España, y atacar el pacto con los grupos independentistas, “PP y Cs perdieron la oportunidad de sumarse y hacer un frente común” en la concentración que convocó esta formación el pasado domingo con la plataforma España Existe, recordaba el concejal Rafael Saco, que tachó de “incoherencia que roza lo vergonzante” la actitud de populares y naranjas.

Defensa del pacto y el diálogo

Enfrente, la bancada de la izquierda, siguiendo también el guión para defender el pacto de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos, y el de investidura con el resto de grupos políticos que dieron su apoyo a Sánchez en el Congreso de los Diputados. Porque el resultado de las urnas en las últimas elecciones generales, los pactos logrados después, el diálogo como vía de solución para la crisis en Cataluña y la acción futura del Gobierno, centraron la defensa esgrimida por los socialistas, IU y Podemos.

Desde el PSOE, el concejal Víctor Montoro, acusaba a “las derechas” de llevar a cabo “una campaña de desprestigio del Gobierno, de una deslealtad institucional sin precedentes” y querer “bombardear desde el primer minuto la gobernabilidad del país”. “A la derecha no le interesa que se resuelva el problema catalán, ¿qué le van a ofrecer si no a los españoles? ¿Cuál es su solución? ¿Aplicar el artículo 155 (de la Constitución)?”, cuestionaba.

Por parte de IU, su portavoz, Pedro García, defendió los acuerdos entre distintas fuerzas para apoyar al Gobierno central y recordó los pactos del PP en épocas anteriores con el PNV y con CiU, o los de Javier Maroto en el País Vasco con Bildu -“llegó a más de cien acuerdos con Bildu”, apuntaba. Y mostró su posición por el diálogo para solucionar la crisis catalana: “¿En este momento político qué tenemos que hacer? Sentarnos a hablar, dentro de la Constitución, que es lo que se ha firmado”.

Y desde Podemos, Cristina Pedrajas, después de afear que se trajera al Pleno asuntos que no son de la ciudad, invitó a PP, Cs y Vox a “aceptar los resultados electorales”, a la vez que apoyó la tesis del diálogo defendida por el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos: “En Cataluña, la única forma de acabar con la crispación y que tengan de nuevo una convivencia pacífica es el diálogo, lo que defiende mi partido a capa y espada”. Algo que precisó señalando que “sentarse a hablar, dialogar, no significa dar el sí a todo, significa hablar”.

“Intervención de las cuentas de la Junta”

El Pleno también trató otro asunto traído para la confrontación de posiciones entre el Gobierno andaluz y el central. De manos del PP y con los votos a favor de Cs y Vox, se trajo y aprobó una moción “contra la intervención económica de Andalucía”, que volvió a replicar la fractura de los bloques a nivel estatal.

De un lado, PP, Cs y Vox culpaban al Gobierno central de impedir a la Junta de Andalucía que salga a financiarse a los mercados, algo que según los grupos de la izquierda proviene de la aplicación de la Ley Montoro y que, en todo caso, queda en manos de la administración andaluza el camino a seguir con respecto a su financiación.

El asunto, como el del pacto del nuevo Gobierno y los apoyos independentistas, sirvió de nuevo simplemente para abordar en el escenario municipal una cuestión que está en manos de los gobiernos autonómicos y estatal, sin que desde Capitulares haya margen de acción. Solo margen de posicionamiento político entre los dos bloques en los que parece pivotar el panorama político actual.

Etiquetas
stats