Confirmada una condena de 5 años en la macrocausa de tráfico de drogas

Audiencia de Córdoba.
El Tribunal Supremo entiende que los indicios contra el acusado “permiten confirmar las tesis acusatorias más allá de toda duda razonable”

El único acusado condenado el 27 de enero de 2016 en la macrocausa contra 11 acusados por tráfico de drogas en Córdoba que no llegó a un acuerdo con la Fiscalía, ha visto confirmados los cinco años que se le impusieron en la Audiencia. El Tribunal Supremo entiende que los indicios contra el acusado “permiten confirmar las tesis acusatorias más allá de toda duda razonable”.

De los 11 acusados que se sentaron en el banquillo, siete fueron absueltos y cuatro condenados. Tres de ellos ya habían alcanzado un acuerdo judicial y aceptado penas de entre uno y siete años de cárcel. Solo el cuarto condenado que no había aceptado ningún acuerdo recurrió la sentencia al Tribunal Supremo. Pero la Sala de lo Penal se lo ha tumbado.

En esencia, el recurrente negaba que “la prueba practicada permita extraer la conclusión de que los efectos intervenidos en su domicilio fueran de su pertenencia y acrediten su tenencia preordenada al tráfico de la sustancia”. Para ello esgrime el que fue su relato en el juicio oral y, aunque admite que en su domicilio se encontraron una serie de efectos comprometedores -distintas cantidades de droga- asegura que ninguno de ellos es de su pertenencia o que siéndolo, no se poseían para el uso que la sentencia impugnada les atribuye El Supremo es taxativo en este punto: “Los indicios que la propia sentencia expresa, permiten confirmar las tesis acusatorias más allá de toda duda razonable”.

Los hechos en los que el condenado se vio involucrado con los otros 10 acusados se remontan a 2013, cuando el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba dirigió una operación contra el tráfico de drogas. El resultado de las pesquisas derivó en los correspondientes mandamientos judiciales de entrada y registro en viviendas y propiedades el 11 de enero de 2013 tanto en Gandía (Valencia) como en Córdoba.

Ese día, los agentes encontraron en un piso del municipio valenciano 43 gramos de cocaína, 20 de hachís y 436.280 euros. En otro piso hallaron otros 20 kilos de coca, valorados en 1,1 millones de euros, ocho botellas de éter, una botella de ácido sulfúrico y un revólver calibre 38 marca Smith and Wesson con la numeración limada y con munición. Ese mismo día, también en Gandía, se intervinieron 7,5 kilos de cocaína valorados en 428.374 euros.

Paralelamente, la operación también se realizó en Córdoba, donde se intervinieron en una vivienda de la calle Previsión 10 gramos de cocaína y tres hojas de una agenda “con anotaciones escritas y relacionadas con el suministro de droga”, señala el escrito del Ministerio Público.

En la calle José María Valdenebro se intervino un gramo de coca y en la avenida Tenor Pedro La Virgen, varias agendas con anotaciones, una cartilla, un trozo de folio con anotaciones, soportes de tarjetas, tarjetas de teléfono, siete móviles, dos walky-talkies, un pendrive y dos tarjetas de memoria. Y, finalmente, en Majaneque se hallaron 437 gramos de marihuana, un invernadero con una plantación de esa misma planta y más de 1.200 euros en metálico y un DNI falsificado, entre otros enseres.

El fiscal consideraba que los hechos relatados constituyen un delito contra la salud pública en cantidad de notoria importancia (los 20 kilos de coca), otro delito contra la salud pública, un tercero por posesión ilícita de armas, un delito contra la salud en sustancia que no causa grave daño, un delito de falsedad en documento oficial y tres delitos de blanqueo de capitales.

Etiquetas
stats